La maternidad a los 33 años podría esconder la longevidad

Cada vez es más común que las parejas retrasen su paternidad. Y en este caso un estudio recién publicado podría haber encontrado relación entre una maternidad tardía y la longevidad de las madres.

embarazo

Si preguntamos a nuestras madres o a nuestras abuelas sobre la maternidad, probablemente la diferencia que encuentren entre entonces, cuando ellas la vivieron, y ahora, además de todos los avances que se han vivido, sea precisamente la de la edad a la que se decide afrontarla. Sin embargo, lo que podría parecer a simple vista un problema, porque los bebés requieren de grandes dosis de energía durante muchos años, y porque el cuerpo de la mujer no siempre está preparado para embarazos tardíos, ahora resulta que un nuevo estudio relaciona la maternidad en la edad de 33 años con una mayor esperanza de vida para la mujer.

El resultado de la investigación se ha publicado en un estudio al que puedes acceder por completo en el anterior enlace, y la verdad es que a mí particularmente me ha dejado bastante sorprendida. Para llevarlo a cabo, en la Facultad de Medicina de la Universidad de Boston, tomaron como referencia a más de 500 familias a las que se les hicieron muestras genéticas para detectar cambios en su organismo a lo largo de los años, pero sobre todo se tomaron datos relativos a la edad actual de las mujeres y la edad que tenían cuando tuvieron su último hijo. Y son precisamente esos datos los que dieron con la conclusión que te estamos presentando hoy.

Las mujeres que vivieron su última maternidad con una edad de 33 años o mayores, tienen un tercio más de probabilidades de alcanzar los 95 años que las que lo hicieron más jóvenes. Es decir, la maternidad tardía parece llevar asociada por alguna razón y contagiar a nuestro código genético con una mayor esperanza de vida. Sin embargo, esta es la parte buena del estudio. La que todavía está en duda es la relacionada con el hecho de que las mujeres que tienen hijos a edades más avanzadas pudieran ya llevar en su código genético ese gen que les permite vivir más años, y ser ése precisamente la causa de poder quedarse embarazadas y parir cuando para muchas otras, alcanzados los 35 resulta muy complejo.

Sea como sea, está claro que la experiencia de la maternidad resulta muy diferente cuando somos más jóvenes que cuando no lo somos. Pero si bien la energía que podría faltarnos a los 35 por poner un ejemplo, recomendaría tener un bebé a los veintipico, creo que cada cual debe ser libre de elegir cuándo ser madre, y solo el mero hecho de desearlo es más que vinculante paradar lo mejor de sí en la crianza del pequeño. ¿No te parece?

Imagen: josemanuelerre

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...