La importancia de las vitaminas prenatales en el embarazo

Defectos al nacer, como la espina bífida, hacen que cada día más mujeres prevengan estos defectos simplemente al tener sus cuerpos preparados para el embarazo minerales como hierro, calcio y ácido fólico antes y hasta el primer trimestre de embarazo.

¿Qué son las vitaminas prenatales?
Para la salud de la madre, y para la salud de su bebé, a las mujeres embarazadas se les recomienda tomar vitaminas prenatales durante el embarazo.

¿Te hace falta vitaminas?

Estas son multivitaminas especialmente formuladas que pueden suplir cualquier deficiencia nutricional en la dieta de la madre. Por otro lado, si bien los suplementos contienen gran cantidad de vitaminas y minerales, estos no se centran en el concentrado del ácido fólico, hierro y el calcio, que son especialmente importantes.

¿Por qué las mujeres embarazadas necesitan ácido fólico y calcio?
El ácido fólico puede reducir el riesgo de tener un bebé con serios defectos al nacer en el cerebro y en el llamado “tubo neural”. Un bebé con espina bífida, el defecto más común del tubo neural, es un bebé con una espina que no está cerrada y por lo tanto, los nervios expuestos están dañados, dejando al niño con variados niveles de parálisis, incontinencia y algunas veces retardo mental.

Los defectos del tubo neural se desarrollan en los primeros 28 días después de la concepción, antes de que muchas mujeres se den cuenta verdaderamente si están embarazadas.

Vitaminas para bebés felices

Ya que casi la mitad de todos los embarazos son no planificados, el Servicio de Salud Pública de los Estados Unidos recomiendan a todas las mujeres en edad de encargar hijos que consuman 400 microgramos de ácido fólico por día. De hecho, el Departamento de Control de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos ahora requiere que todos los productos a base de harina -como los panes y los panecillos- se fortifiquen con ácido fólico extra.

Una mujer que tuvo un bebé con defectos en el tubo neural debe discutir la dosis apropiada de acido fólico que necesita junto a su doctor antes de encargar un segundo bebé. Los estudios han mostrado que tomando una dosis más grande (por encima de los 4 mil microgramos) al menos una vez al mes antes y durante el primer trimestre de embarazo puede ser beneficioso.

Hay fuentes naturales de ácido fólico: como los vegetales de hojas verdes, las nueces, los frijoles y las frutas cítricas, además, el ácido fólico se encuentra también en muchos cereales fortificados para el desayuno.

Por otro lado, el calcio durante el embarazo puede prevenir a una nueva madre de perder su propia densidad ósea mientras que el feto usa los minerales para el crecimiento de sus huesos.

Mientras que el hierro ayuda tanto a la madre como al bebé a transportar el oxigeno a la sangre.

Cabe recordar nuevamente que un suplemento vitamínico diario no es un substituto para una dieta sana, la mayoría de las mujeres necesitan suplementos para asegurarse de que obtengan los niveles adecuados de esos minerales y el ácido fólico es especial cuando se está planificando traer hijos al mundo.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 2
Loading ... Loading ...