La falta de fibra en la alimentación durante el embarazo aumenta el riesgo de preeclampsia

Una investigación australiana muestra que la falta de fibra en la alimentación durante el embarazo, es un factor de riesgo de sufrir preeclampsia. A su vez, la preeclampsia provoca una alteración del desarrollo del timo en los futuros bebés, lo que afecta a la producción de células T e incrementa el riesgo de sufrir alergias y otras afecciones inmunitarias.

Preeclampsia y fibra en la alimentación

Un estudio realizado por expertos de la Escuela de Medicina de la Universidad de Sidney y el Centro Charles Perkins (Australia), concluye que la falta de fibra en la alimentación durante el embarazo, aumenta el riesgo de preeclampsia, pero también contribuye al aumento de las alergias y las enfermedades autoinmunes. Los investigadores han encontrado que un nivel reducido de acetato, compuesto resultante de la fermentación de la fibra en el intestino, se asociaba a la preeclampsia que, a su vez, se asocia al mal desarrollo del timo en los fetos.

El timo es un órgano glandular que forma parte del sistema inmunológico, donde maduran células importantes para el sistema inmune adaptativo, es decir, la adaptación del organismo a microorganismos invasores externos. En el estudio se ha constatado que los bebés nacidos de madres con preeclampsia tenían un timo mucho más pequeño en comparación con los bebés nacidos de madres sanas.

El timo genera las células T o linfocitos T, que además de la función antes descrita, juegan un papel importante en la prevención de alergias y afecciones autoinmunes como la diabetes. Pues bien, en los bebés nacidos de madres con preeclampsia, el número de células T era muy reducido, incluso cuatro años tras el nacimiento. Por estas razones se analizaron los mecanismos del acetato en el sistema inmune fetal en pleno desarrollo, mediante ensayos con roedores de laboratorio. Los resultados mostraron que el acetato era fundamental para favorecer el desarrollo del timo fetal y de las células T.

En conjunto, los resultados muestran que un modo de mantener un embarazo saludable y prevenir alergias y afecciones autoinmunes a lo largo de la vida, sería la promoción de productos metabólicos específicos en la flora intestinal. Los expertos comentan que la recomendación es bastante simple, es necesario que durante el embarazo se siga una dieta sana y equilibrada donde no falten los alimentos vegetales, siendo una estrategia que podría prevenir, en algunos casos, la preeclampsia y los problemas que provoca en los fetos en desarrollo.

Los investigadores consideran que el descubrimiento explica, en parte, el significativo incremento de las alergias alimentarias y otras enfermedades autoinmunes, ya que en las dietas occidentales predominan los alimentos altamente procesados que tienen un contenido reducido en fibra. De todos modos, los expertos explican que es necesario realizar nuevas investigaciones con una muestra de niños y niñas mucho más amplia para ratificar estos primeros resultados y poder comprender el mejor modo de dirigir este sistema a reducir la creciente carga de enfermedades inmunes que están relacionadas con la alimentación actual.

La preeclampsia se produce en un 10-15% de los embarazos y se caracteriza por una subida de tensión potencialmente peligrosa, proteínas en la orina e hinchazón severa en la madre. Se cree que se desarrolla debido a una ruptura en la tolerancia inmune entre madre y bebé, y así se ha demostrado con las alteraciones inmunitarias maternas y la reducida tasa de células T. Los cambios inmunes en la mujer embarazada con preeclampsia se reflejan en el sistema inmune del futuro bebé, a su vez, existe cierta evidencia de que la preeclampsia se asocia con tasas más altas de alergia y enfermedades cardiovasculares en la descendencia.

Por tanto, se demuestra, en cierto modo, que la microbiota intestinal de la madre, puede influir en la patogenia de la preeclampsia, de ahí que se recomiende que se siga una dieta sana y equilibrada donde no falte la fibra procedente de alimentos vegetales. Podéis conocer todos los detalles de este interesante estudio a través de este artículo publicado en la revista científica Nature Communications.

Foto | Mohd Fazlin Mohd Effendy Ooi

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...