La Dieta Mediterránea reduce el aumento de peso y el riesgo de diabetes gestacional

Una nueva investigación muestra los beneficios de seguir la Dieta Mediterránea durante el embarazo, los resultados indican que se reduce el aumento de peso y el riesgo de diabetes gestacional, beneficios que se maximizarían si la dieta se siguiera desde antes de la concepción.

Dieta y embarazo

En varias ocasiones hemos hablado de la Dieta Mediterránea y los beneficios que ofrece en el embarazo, tanto para la madre como para el futuro bebé, reduce el riesgo de crecimiento acelerado en le descendencia, previene la espina bífida, etc. Pues bien, hoy conocemos una nueva investigación desarrollada por expertos de la Universidad Queen Mary (Reino Unido) en la que se concluye que la Dieta Mediterránea reduce el aumento de peso y el riesgo de diabetes gestacional durante el embarazo.

El estudio tenía el objetivo de determinar si promocionar el seguimiento de la Dieta Mediterránea en las mujeres embarazadas del Reino Unido contribuiría a reducir el riesgo de sufrir complicaciones para la futura mamá y el bebé. Se puede decir que es una conclusión obvia, ya que existen numerosos estudios que apuntan a esta conclusión, pero es necesario realizar estudios que respalden los resultados de forma más concreta.

En este trabajo los expertos seleccionaron de forma aleatoria a 1.252 mujeres embarazadas con alto riesgo metabólico, como hipertensión, obesidad o hipertrigliceridemia. Las mujeres se dividieron en dos grupos, uno recibió recomendaciones dietéticas de los expertos para seguir la Dieta Mediterránea, el otro actuó como grupo de control. Los resultados no dejan lugar a dudas, los consejos aumentaron el seguimiento de la dieta en el grupo de intervención, lo que facilitó que el aumento de peso fuera 1’25 kilos menos durante el embarazo que en el grupo de control que siguió una dieta diferente, también tuvieron un 35% menos riesgo de desarrollar diabetes gestacional, así como un menor riesgo de sufrir otros problemas asociados a la gestación.

Los investigadores creen que en futuros estudios se debería evaluar el impacto de la Dieta Mediterránea en el desarrollo fetal, apuntando a los efectos que producen los frutos secos y el aceite de oliva virgen en la dieta de las madres, así como el impacto en las alergias, la obesidad y el asma durante la infancia, entre otras cuestiones. Es interesante realizar una valoración de la salud antes y después del embarazo en un grupo de mujeres que hayan seguido la dieta antes de la gestación, y comparar los resultados con las mujeres que no han seguido el patrón dietético para poder brindar información de todos los beneficios que se obtienen con la Dieta Mediterránea.

Los expertos comentan que para ampliar esta investigación y tener mayor conocimiento de la influencia de esta dieta en otros factores de salud, es necesario realizar un estudio similar, pero con una mayor muestra de mujeres. Comentan que empezar a seguir el patrón dietético a las 18 semanas de embarazo es, quizá, algo tarde, el efecto protector de la dieta sería más significativo si se siguiera desde antes del embarazo, durante la fecundación y en las primeras semanas de la gestación, por lo que probablemente el estudio se diseñará bajo estos parámetros.

Lo cierto es que ya se han realizado estudios sobre los efectos de seguir una dieta poco saludable o la Dieta Mediterránea antes de la concepción, arrojando resultados muy evidentes, quienes seguían una dieta insalubre, cargada de bollería industrial, carne roja, embutidos, etc., tenían hasta un 50% más riesgo de desarrollar diabetes gestacional. Podéis conocer todos los detalles de la investigación a través de este artículo publicado en la revista científica Plos Medicine.

Foto | wuestenigel

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...