La dieta materna influye en el desarrollo de los músculos del futuro bebé

Según los resultados de una investigación estadounidense, una mala nutrición durante el embarazo no sólo puede provocar que el bebé pueda nacer con bajo peso, también afecta al desarrollo de los músculos del feto, provocando que sean más débiles y, por tanto, que se incrementen los problemas de salud en el futuro.

Desarrollo fetal

Según los resultados de una investigación realizada por expertos del Children’s Nutrition Research Center (Centro de Investigación sobre Nutrición Infantil) del USDA (Departamento de Agricultura de Estados Unidos), la dieta materna influye en el desarrollo de los músculos del futuro bebé. Los expertos comentan que una dieta que estresa el desarrollo del bebé afecta a los músculos haciendo que éstos sean más débiles y se incrementa el riesgo de que tenga problemas de salud en el futuro.

La desnutrición materna puede provocar un aumento de las señales de estrés conocidas como glucocorticoides, hormonas que participan en la regulación del metabolismo de los carbohidratos, favoreciendo la gluconeogénesis o biosíntesis de la glucosa, además interviene en la metabolización de las grasas y la proteína. Los investigadores consideran que es importante saber cómo los músculos del bebé en desarrollo se ven afectados, ya que intervienen en todo tipo de procesos, la respiración, el movimiento, la acción de comer, etc.

Si los músculos se comprometen de algún modo durante el desarrollo fetal, las funciones que pueden ejercer también se comprometen, por lo que inevitablemente afectarán al crecimiento y desarrollo del bebé tras el nacimiento. Hasta la fecha se ha asociado una dieta pobre en el embarazo con el bajo peso al nacer y problemas de salud a largo plazo, la investigación quería determinar si los problemas eran causados por una incorrecta nutrición durante el embarazo, o si la causa era la exposición a los glucocorticoides, por otro lado, se pretendía determinar el impacto fisiológico que se produce en el desarrollo de los músculos.

Se concluyó que la desnutrición conduce a un aumento de la exposición del feto a estas hormonas y por tanto, a una alteración del desarrollo muscular del feto, lo que resulta en problemas de salud a largo plazo. El número de fibras musculares están determinadas al nacer, si el número de fibras necesarias no se desarrollan durante el embarazo, no se podrán aumentar a lo largo de la vida, por lo que existirá debilidad muscular a nivel general.

Hay que apuntar que estos resultados se han obtenido en pruebas realizadas con roedores de laboratorio, pero los resultados se pueden trasladar a los seres humanos. Los investigadores comentan que les sorprendió la magnitud del deterioro observado en las células responsables de la formación muscular. Dados los resultados obtenidos, se considera que el efecto de los glucocorticoides sobre el crecimiento muscular fetal es bastante complejo e intervienen variables como la duración del periodo de malnutrición, el nivel de esta hormona y el tiempo en que se producen estas situaciones durante el embarazo.

Los investigadores comentan que cuando la ingesta de alimentos en la madre es el 85% de lo que se considera normal, ya afecta a las proteínas que participan en la formación del músculo de una manera notable, no afecta al número de fibras, pero sí afectará cuando la desnutrición sea mayor. En definitiva, es muy importante que las futuras mamás sigan una dieta saludable sin restricciones a fin de garantizar un correcto desarrollo del futuro bebé, ya que de lo contrario, no tendrá la misma capacidad, fuerza y resistencia que la de un bebé cuya madre se ha alimentado correctamente.

La investigación es interesante, muestra otro de los efectos de una mala nutrición de la madre en el futuro bebé, podéis conocer todos los detalles del trabajo, a través de este artículo publicado en la revista científica Journal of Endocrinology.

Foto | Lunar Caustic

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...