La depresión en el embarazo se puede evitar con ejercicio físico

La depresión en el embarazo se puede evitar con ejercicio físico

Según un estudio elaborado por investigadores de la Universidad de Pensilvania (Estados Unidos), la depresión en el embarazo se puede evitar con ejercicio físico o paliar si ya existe. Durante la gestación, el cuerpo se somete a muchos cambios internos y externos, cada etapa del embarazo es un conjunto de cambios que algunas mujeres aceptan mejor que otras. Aquí es donde hace acto de presencia la depresión prenatal.

Una de las principales responsables del estudio afirma que la ansiedad, el decaimiento o la angustia que se sufre durante las etapas del embarazo, son aspectos que están estrechamente relacionados con la disconformidad de las futuras mamás con que su cuerpo experimente los cambios físicos asociados al embarazo. Según el estudio norteamericano publicado en la revista electrónica Annals of Behavioral Medicine, hasta el 11% de las futuras mamás sufren depresión en el embarazo.

Los investigadores indican que ante la imposibilidad de realizar tratamientos farmacológicos contra el estrés o el decaimiento, la opción más saludable y efectiva es el ejercicio físico moderado, gracias a él, no sólo se puede mejorar significativamente el estado de ánimo de la gestante, también se reducen los riesgos de sufrir preeclampsia, diabetes gestacional o un aumento excesivo de peso. Es evidente que el ejercicio físico es un gran aliado de la futura mamá, aunque los investigadores advierten que hasta ahora apenas existían evidencias de ello.

Basta realizar un par de horas de ejercicios a la semana para que las embarazadas se beneficien de todas las ventajas que antes hemos mencionado. La conclusión de este estudio surgió tras tomar los datos de 230 embarazadas a las que se les realizó un seguimiento durante todo el embarazo incluyendo algunos meses tras el parto. Se las clasificó según el grado de satisfacción que tenían sobre su estado físico en una valoración de 1 a 5.

Curiosamente, las mujeres con más síntomas de depresión eran las que menos ejercicio físico realizaban. Cuando los investigadores comenzaron el estudio, hasta un 38% de las mujeres embarazadas presentaban signos de angustia y disconformidad, la realización de los ejercicios prenatales permitió que en la segunda etapa del embarazo, hasta un 45% de ellas mejorara su grado de percepción y satisfacción, por tanto, también se redujeron las posibilidades de sufrir depresión prenatal.

Los expertos aconsejan comenzar a realizar ejercicios físicos como parte de la planificación del embarazo, es decir, desde antes de quedarse embarazada, será un modo de afrontar la gestación con una capacidad psíquica y física fortalecida y así evitar algunos problemas de salud durante el embarazo.

Vía | El Mundo
Más información | Annals of Behavioral Medicine

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...