La deficiencia materna de vitamina D podría afectar al desarrollo cognitivo del bebé

Una investigación concluyente muestra que la deficiencia materna de vitamina D podría afectar al desarrollo cognitivo del bebé, a las habilidades motoras y al lenguaje. Este estudio se suma a otros que muestran el papel tan importante que tiene esta vitamina en el embarazo, aunque todavía no se ha demostrado la causalidad.

Vitamina D en el embarazo

Hace un par de años, un estudio realizado por expertos del Wenzhou Medical College y la Universidad de Soochow (China) concluía que la falta de vitamina D en el embarazo podía afectar al desarrollo cognitivo y físico de los bebés, este era uno de varios estudios que han apuntado a la misma conclusión, aunque en ningún caso se ha podido demostrar causalidad por existir limitaciones en las investigaciones.

Pues bien, hoy conocemos una investigación desarrollada por expertos de la Universitat Rovira i Virgili de Tarragona, en la que se vuelve a tratar este tema y se concluye que la deficiencia materna de vitamina D podría afectar al desarrollo cognitivo del bebé, hilando mucho más fino que el estudio antes citado. Los investigadores llevaron a cabo un estudio longitudinal prospectivo con más de 400 madres cuyos resultados son convincentes, pero existen varias incógnitas por despejar, como el papel concreto que desempeña la vitamina D durante el embarazo, algo necesario para poder realizar recomendaciones nutricionales específicas durante la gestación.

Los expertos comentan que unos niveles adecuados de vitamina D durante el período prenatal es esencial para el desarrollo infantil, sin embargo, existe una elevada prevalencia de insuficiencia y deficiencia de vitamina D en mujeres embarazadas y lactantes. La falta de vitamina D durante el embarazo provoca que los bebés tengan mayor riesgo de nacer con bajo peso, que sean prematuros, que se desarrollen factores de riesgo de enfermedades cardiovasculares, que se produzca un desarrollo esquelético anormal, o que tengan mayor riesgo de sufrir problemas de salud, como el asma entre otros.

En este nuevo estudio, los expertos analizaron la asociación entre el nivel de vitamina D durante el embarazo y el desarrollo neurológico infantil (habilidades cognitivas, del lenguaje y motoras). Se evaluaron los niveles de la vitamina en el primer y tercer trimestre del embarazo de las mujeres participantes y sus respectivos bebés (422), también se recabó información sobre la dieta que seguían, la situación sociodemográfica, el estado psicológico, etc. Posteriormente y 40 días tras el parto, los investigadores utilizaron las Escalas de Bayley de Desarrollo Infantil III (Bayley-III) en los bebés, registrando varios datos obstétricos.

Los expertos comentan que independientemente de algunos factores de confusión, se observó que los niveles deficientes de vitamina D en el primer trimestre del embarazo, daban lugar a un peor desempeño en las habilidades cognitivas y del lenguaje en los bebés. Es más, el rendimiento del lenguaje empeoró significativamente cuando los niveles de vitamina D eran muy bajos durante el tercer trimestre del embarazo, además se apreciaron habilidades motoras mucho más bajas.

Y apuntan que la tasa de mujeres embarazadas que no tienen un nivel correcto de vitamina D es muy elevada en todo el mundo, en el caso del estudio, el 50% de las participantes sufría deficiencia en diferentes grados. Los bebés de las mujeres que tenían un nivel correcto de la vitamina tuvieron unos valores normales en cuanto al desarrollo cognitivo, habilidades motoras y lenguaje.

Los investigadores consideran que la hipovitaminosis D durante el embarazo, podría ser un importante problema de salud pública con graves consecuencias, por ello, realizar mediciones de los niveles de vitamina D en las primeras etapas del embarazo podría ser una excelente oportunidad para identificar posibles riesgos y proporcionar el tratamiento oportuno, en este caso suplementos vitamínicos. De todos modos y como ya hemos comentado, se considera necesario realizar nuevas investigaciones para aclarar el papel de la vitamina D y demostrar la causalidad.

Podéis conocer todos los detalles de la investigación a través de este artículo publicado en la revista científica Nutrients.

Foto | Torsten Mangner

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...