La deficiencia de colina en el embarazo puede afectar al desarrollo cerebral del feto

Una nueva investigación sobre la importancia de la colina durante el embarazo y tras el nacimiento del bebé, muestra que este ingrediente juega un papel muy importante en el desarrollo cerebral, su deficiencia puede provocar alteraciones en la materia gris y una reducción de la cantidad de materia blanca cerebral.

Colina

Una nueva investigación desarrollada por expertos de la Universidad de Illinois (Estados Unidos), concluye que la deficiencia de colina en el embarazo, un nutriente esencial muy importante que está agrupado con las vitaminas del grupo B y está implicado en funciones como el correcto desarrollo del sistema nervioso fetal, la síntesis de componentes que forman parte de las membranas celulares, el control de los músculos, la memoria, etc., puede afectar al desarrollo cerebral del feto.

En los últimos años se han realizado varios estudios en torno a la colina prenatal y sobre cómo este elemento contribuye en el desarrollo cerebral fetal y el funcionamiento cognitivo en los bebés, así como los problemas que puede traer su deficiencia, pero son estudios que se han realizado con roedores de laboratorio. Este nuevo estudio se ha realizado con cerdos, según los expertos, es un modelo mucho más relevante para los seres humanos, ya que tiene muchas funciones similares, el metabolismo, el desarrollo cerebral, etc. Al ser un modelo más próximo al ser humano, los datos de la investigación se pueden trasladar a nuestra especie con más fiabilidad.

En la investigación, los expertos trabajaron con un grupo de cerdas gestantes que dividieron en dos grupos, a uno se le proporcionó una dieta deficiente en colina, al otro se le proporcionó una dieta con el aporte adecuado de colina desde la concepción y hasta el segundo trimestre del embarazo. Además, los lechones nacidos también fueron divididos en dos grupos, a uno se le alimentó con un sustituto lácteo deficiente en colina, y al otro, con un sustituto lácteo con suficiente cantidad de colina durante un periodo de 30 días. Posteriormente y cuando los lechones cumplieron un mes de vida, fueron escaneados por resonancia magnética.

Se analizaron las imágenes obtenidas de los cerebros de los lechones para analizar diferentes parámetros, se comparó el tamaño, desarrollo, etc., de 19 regiones cerebrales en ambos grupos de lechones que habían recibido colina prenatal y postnatal deficiente o suficiente a través de la dieta de la madre y a través del sustituto lácteo. En un segundo análisis más exhaustivo se intentó determinar la diferencia en la concentración de materia gris y blanca en el cerebro de los lechones.

Los investigadores encontraron que los lechones nacidos de cerdas con una dieta deficiente en colina tenían un menor volumen de materia blanca y la materia gris se presentaba alterada. Teniendo en cuenta que las investigaciones que se han realizado en los últimos años y que determinan que los cerdos y los humanos comparten similitudes en términos de crecimiento cerebral, desarrollo y madurez, estos resultados muestran que a los bebés humanos les pasaría lo mismo. Con las imágenes de las resonancias se mapeó el desarrollo de varias regiones cerebrales de los lechones, logrando crear modelos cognitivos para evaluar la memoria utilizando el clásico experimento del laberinto que también se suele utilizar con los roedores.

Los investigadores comentan que, a pesar de que se han realizado últimamente varias investigaciones sobre la colina, queda mucho por descubrir sobre su verdadera importancia en el desarrollo fetal. A esto hay que sumar que pocos especialistas médicos son conscientes de la importancia de este nutriente (colina), algo que sólo se puede resolver aportando más información sobre el tema y que esta tenga más relevancia en las facultades de medicina. Se considera que la colina debe formar parte de las vitaminas prenatales, ya que es un nutriente esencial para el desarrollo cerebral del feto, algo que deben tener presentes los médicos y las futuras mamás.

Actualmente se han puesto en marcha nuevas áreas de investigación en las que se enfatiza sobre la importancia del nutriente, se trabaja en la identificación de un biomarcador de colina, así como en la búsqueda de un sistema que mida con eficiencia el nivel de colina en el organismo. Se continúa cuál es el impacto a largo plazo en la cognición y el rendimiento académico con un mayor aporte de colina prenatal. Las futuras vías de investigación incluyen estudios epidemiológicos que pueden ilustrar mejor una asociación entre la dosis de colina y la respuesta recibida, información que será determinante y que quizá contribuya a cambios en las recomendaciones dietéticas de las mujeres embarazadas.

Podéis conocer más detalles de esta interesante investigación a través de este artículo publicado en la página de la universidad, y en este otro de la revista científica Current Developments in Nutrition.

Foto | Dagny Reykjalin

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...