La contaminación ambiental duplica el riesgo de muerte en los recién nacidos

Según los resultados de nuevas investigaciones presentadas en el Congreso Internacional de la Sociedad Europea Respiratoria de Madrid, la contaminación ambiental duplica el riesgo de muerte en los recién nacidos y reduce la función pulmonar en los niños. Son dos estudios que se suman a un gran número de evidencias que relacionan las partículas contaminantes con serios problemas para la salud humana.

Contaminación ambiental y enfermedades en los bebés

Anteriormente ya hemos hablado de las diferentes consecuencias que tiene la contaminación ambiental en el embarazo y en los bebés, de hecho, una de las últimas noticias sobre el tema la conocíamos a mediados de mes a través de este estudio en el que se concluía que partículas contaminantes de la atmósfera podían llegar a la placenta, pudiendo afectar al feto en desarrollo y provocar diferentes problemas de salud.

Pues bien, hoy conocemos las conclusiones de dos estudios que han sido presentados en el Congreso Internacional de la Sociedad Europea Respiratoria de Madrid, cuyas conclusiones apuntan que la contaminación ambiental duplica el riesgo de muerte en los recién nacidos incrementando, además, el riesgo de que la función pulmonar de los niños de hasta ocho años de edad se vea afectada. Recordemos que algunas investigaciones realizadas hace algunos años, apuntaban que la contaminación ambiental durante el embarazo podía dañar los pulmones de los niños, de ello hablábamos aquí.

La contaminación ambiental afecta al peso del bebé, al riesgo de que nazca prematuramente, a que tenga mayor probabilidad de sufrir asma, problemas en el desarrollo cerebral debido a una reducción del núcleo caudado, componente de los ganglios basales localizado en el interior de los hemisferios cerebrales, etc. Cada nuevo estudio señala la contaminación ambiental como causa directa e indirecta de diferentes problemas de salud en los bebés, si añadidos los problemas que sufren los adultos y los ecosistemas en general, existen muchas razones para que se lleve a cabo cuanto antes una transición hacia el uso de energías renovables y abandonar rápidamente el uso de combustibles fósiles.

Uno de los estudios citados se ha elaborado analizando los datos de 7.984.366 nacimientos de bebés vivos y muertos en Inglaterra y Gales entre el periodo 2001 y 2012, que fueron obtenidos a través de la Oficina de Estadísticas Nacionales del Reino Unido. En este trabajo, los expertos dividieron las regiones citadas en casi 35.000 pequeñas áreas, donde se identificaron los datos de contaminación ambiental, la tasa de mortalidad y se calculó la exposición de la población.

El estudio identifica tres contaminantes, las partículas PM10, el dióxido de nitrógeno y el dióxido de azufre. Estos contaminantes, tanto de forma separada como conjunta, se asocian con un incremento de entre un 20% y un 50% el riesgo de mortalidad en los recién nacidos en aquellas áreas que destacan por tener un mayor índice de contaminación ambiental. El dióxido de nitrógeno y las Partículas PM10 son resultantes del tráfico rodado, el dióxido de azufre es resultante, sobre todo, de las actividades industriales, pero, aunque se habla de tres elementos, hay que recordar que son muchos los componentes contaminantes presentes en el medioambiente que afectan en mayor o menor medida a los bebés.

En este estudio se apunta que el dióxido de azufre se asocia con un mayor riesgo de muertes neonatales, algo que podía deberse a la transferencia de este elemento al feto a través de la placenta, como podemos comprobar, esta investigación guarda relación con la primera que hemos citado. Los expertos comentan que comprender cómo afecta la contaminación ambiental al feto en desarrollo y a los bebés, puede ayudar a determinar las terapias e intervenciones más adecuadas dependiendo de la exposición sufrida a los diferentes contaminantes. Pero esa no es la solución, lo mejor sería dejar de contaminar y más ahora que el Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (PICC) está alertando sobre las graves consecuencias que la contaminación ambiental va a provocar en los seres humanos y en el planeta.

El otro estudio presentado relaciona la exposición al aire contaminado por el tráfico rodado desde el primer trimestre de embarazo con una reducción de las funciones pulmonares en los niños a la edad de ocho años, aquí podéis conocer más detalles de los dos estudios. Se mire como se mire, la contaminación ambiental provoca todo tipo de problemas y enfermedades, por lo que es necesario que se pongan en marcha cuanto antes, medidas eficaces y no de postureo, que frenen y reviertan la contaminación ambiental.

Foto | Thomanication

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...