La colina consumida en el embarazo podría proporcionar beneficios cognitivos en la descendencia

Una nueva investigación sobre la colina demuestra que si se incrementa la ingesta diaria de este nutriente en las mujeres embarazadas, la descendencia mejorará significativamente los procesos cognitivos. Según los resultados, los bebés de las madres que recibieron 930 mg diarios de colina, obtuvieron mejores resultados en los test de memoria, velocidad de procesamiento de la información en el cerebro y atención visual.

Colina

Según una investigación desarrollada por expertos de la Universidad Cornell, la colina en el embarazo podría proporcionar beneficios cognitivos en la descendencia, siempre que se reciba en las dosis adecuadas. La colina es un nutriente esencial muy importante que suele estar agrupado con las vitaminas del grupo B, está implicado en funciones como la síntesis de componentes que forman parte de las membranas celulares, el control de los músculos, la memoria, la fertilidad, la buena salud de determinados órganos o el correcto desarrollo del sistema nervioso fetal, entre otros, los expertos explican que su valor en las mujeres embarazadas es reducido.

Como decíamos, la colina está implicada en muchos procesos y funciones, pero en este estudio los expertos centraron su atención en el papel que tiene en el desarrollo cerebral prenatal. Según los resultados, los bebés de madres que recibieron 930 mg diarios de colina (más del doble) de lo que se recomienda generalmente (450 mg) experimentaron mayores beneficios cognitivos que los bebés de mujeres que consumieron una media de 480 mg diarios de colina (30 mg más de lo recomendado).

La colina es un elemento reconocido como nutriente esencial en el año 1998, se encuentra de forma natural en la carne de vacuno, en el hígado de pollo, en la yema de huevo, en el salmón, en la leche o en la soja, entre otros alimentos. En su momento se estableció que la ingesta recomendada para las mujeres era de 425 mg diarios, cantidad que se incrementa hasta los 450 mg en mujeres embarazadas y 550 mg en mujeres lactantes, sin embargo, parece ser que el 90% de los adultos, los niños y las mujeres embarazadas no recibe la cantidad diaria suficiente, en el caso de estas últimas sólo el 70% de lo recomendado (319 mg diarios).

En el estudio participaron 26 mujeres que se encontraban en el tercer trimestre del embarazo y que fueron divididas en dos grupos, todas tomaron la misma dieta y recibieron un suplemento de colina de 480 mg o 930 mg diarios. Se tuvo especial cura en asegurarse de que todas las futuras mamás recibían los mismos nutrientes a través de la alimentación a fin de poder apreciar mejor si existían diferencias en los bebés por la ingesta de colina.

Se realizaron pruebas cognitivas para evaluar la memoria, la velocidad de procesamiento de la información en el cerebro y la atención visual de los recién nacidos, cuando cumplieron cuatro, siete, diez y trece meses de edad. Los expertos encontraron que los bebés cuyas madres consumieron la dosis de 930 mg de colina, experimentaron un mayor procesamiento de la velocidad de la información en todas las edades, siendo significativamente más rápida que en el grupo de control que tomó los 480 mg. Curiosamente, este grupo experimentó un efecto lineal de la duración de la exposición (todos los días sus madres recibieron la misma cantidad), lo que sugiere que incluso un aumento moderado de la ingesta de colina contribuye en un mejor desarrollo cognitivo.

Para los expertos estos hallazgos son consistentes y acordes a los resultados de otras investigaciones que destacan el papel tan importante que desempeña la colina en las mujeres embarazadas y en los recién nacidos. Por tanto, se considera que es prioritario crear conciencia para que las muyeres tomen, como mínimo, las dosis recomendadas por las agencias de salud, ya que ello revertirá en una mejor función cognitiva en los bebés.

Consideran que sería necesario aumentar la ingesta dietética de colina consumiendo más alimentos de origen animal durante el embarazo, yemas de huevo, carnes rojas magras, pescado y aves de corral, en el caso de las mujeres que restringen los alimentos de origen animal, quizá sería necesario consumir un suplemento de colina para poder satisfacer las necesidades diarias. De todos modos, se trata de un estudio pequeño, por lo que sería interesante que se realizase un nuevo estudio más amplio que ratificase los resultados, podéis conocer todos los detalles de la investigación a través de este artículo publicado en la página web de la Universidad Cornell.

Foto | Vanessa lollipop

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...