La cirugía radical tras un embarazo ectópico no reduce la fertilidad

Aquellas mujeres que deban ser intervenidas a causa de un embarazo ectópico ya no deberán temer por su fertilidad ya que nuevos estudios han comprobado que ninguno de los tratamientos existentes afecta sus posibilidades de convertirse en madres en el futuro.

embarazo

El embarazo ectópico es un problema que afecta aproximadamente a una de cada 100 mujeres que se embarazan, algo que ocurre debido a que el embrión aparentemente se “pierde” en su camino hacia el útero y por lo mismo se desarrolla fuera de éste, generalmente ubicado en los conductos previos al mismo, o en otras zonas cercanas, lo que hace imposible su desarrollo viable a buen término.

Tanto las mujeres como los especialistas temen a estos casos no solamente por el mal desenlace que tienen sino además porque al ocurrir durante la primera gestación se suelen asociar a una menor tasa de natalidad, es decir, puede llegar a afectar la fertilidad femenina.

Un reciente estudio ha conseguido avanzar más en el conocimiento de las repercusiones de este tipo de embarazos en la fertilidad de la mujer, comparando la capacidad reproductiva de las mujeres con embarazos ectópicos, y las que se someten a las tres técnicas disponibles actualmente que los expertos aplican según el estado de la paciente, descubriendo que la elección de tratamiento no consigue influir con la futura fertilidad.

Una de las opciones más radicales frente a este problema es la extirpación de la trompa de falopio en la que se ha comenzado a desarrollar el feto, algo a lo que muchas mujeres le temen por el riesgo de luego no poder volver a tener hijos, pero lo cierto es que de ahora en más podrán hacerlo con tranquilidad, ya que sus posibilidades de convertirse en madres en el futuro son exactamente las mismas que si se someten a una cirugía conservadora, que se realiza extirpando al feto pero sin quitar ninguna parte del aparato reproductor. El tercero de los tratamientos se realiza con fármacos abortivos con inyecciones de metotrexato.

Los autores de la reciente investigación a cargo de Perrine Capmas, del Hospital Bicetes de Paris, reconocen que la decisión nunca resulta sencilla, no en todos los casos las mujeres pueden decidir entre las tres alternativas, pero lo positivo es que gracias a esta investigación todo proceso será mucho menos complicado en relación a las preocupaciones futuras.

“Si una mujer tiene un embarazo ectópico para el que la cirugía es el único tratamiento posible, podremos contarle que una operación conservadora puede implicar que en un futuro se tenga que practicar la radical; pero podremos también decirle que su fertilidad va a ser igual en los dos casos”.

Durante la investigación se analizaron los casos de 406 mujeres con embarazo eptópico, divididas en dos grupos, los menos activos en los que no había riesgos de ruptura en las trompas de falopio y el segundo de riesgo, en el que la cirugía es la única opción a tomar.

A las embarazadas del primer grupo se les asignó de forma aleatoria recibir una cirugía conservadora o inyecciones abortivas, al segundo grupo se les retiró el feto, ya sea con una cirugía conservadora o con una radical.

A los dos años de realizados todos los procedimientos se analizaron los casos en los que volvieron a sucederse embarazos espontáneos, sin ayuda de intervención médica para ayudar la fertilidad, y los resultados fueron realmente alentadores, en ambos grupos las mujeres habían tenido hijos en casi el 70% de los casos.

Vía | El Mundo
Foto | tornatore

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...