La aspirina puede reducir el riesgo de preeclampsia en las mujeres embarazadas

Según los resultados de una investigación realizada en el Reino Unido, tomar 150 miligramos diarios de aspirina podría reducir significativamente la posibilidad de sufrir preeclampsia en las mujeres de alto riesgo. Según los resultados, si la aspirina se toma diariamente a partir de las 11 semanas del embarazo, el riesgo se reduce en un 82%.

Aspirina y preeclampsia

El año pasado nos hacíamos eco de la ampliación de un estudio realizado en el 2015 en el que se concluía que la aspirina podía aumentar la tasa de concepción en mujeres que habían sufrido un aborto involuntario. Hoy conocemos una nueva investigación desarrollada por expertos del Kings College de Londres y relacionada con este fármaco en la que se concluye que la aspirina puede reducir el riesgo de preeclampsia en las mujeres embarazadas.

Según los expertos, los resultados ofrecen una prueba definitiva de que en los embarazos de alto riesgo, la aspirina puede ser efectiva contra la preeclampsia, problema que suele desarrollarse al principio del embarazo y que se caracteriza por un incremento de la tensión que pone en riesgo al bebé y a la futura madre. Los investigadores explican que tomar una pequeña dosis de aspirina cada noche (150 miligramos) antes de acostarse, permitió reducir en un 82% el riesgo de preeclampsia temprana (antes de las 34 semanas de la gestación), porcentaje que se reduce al 62% en las mujeres que tienen entre 34 y 37 semanas de embarazo.

En el estudio participaron 1.776 mujeres embarazadas con alto riesgo de sufrir preeclampsia pre-término que fueron divididas en dos grupos, al primer grupo se le administró diariamente la dosis de aspirina antes indicada desde la semana 11 hasta la semana 36 del embarazo, al segundo grupo se le proporcionó un placebo en el mismo periodo para que actuase como grupo de control. En el primer grupo, 13 participantes (1’6%) sufrieron preeclampsia, en el grupo del placebo el número de mujeres participantes que sufrieron el problema se elevó a 35 (4’3%), la diferencia es significativa.

Los investigadores explican que el ensayo ofrece una prueba definitiva de la capacidad protectora de la aspirina, al menos así lo consideran, ya que el estudio es amplio. Comentan que las mujeres con alto riesgo de desarrollar preeclampsia pueden tomar medidas simples durante el primer trimestre del embarazo reduciendo la incidencia de la enfermedad y, por tanto, las posibles complicaciones derivadas. Expertos como David Wright, profesor de Estadística Médica de la Universidad de la Escuela de Medicina de Exeter, explican que se han desarrollado a lo largo de los últimos 10 años nuevos métodos para evaluar el riesgo de preeclampsia, estos métodos han servido para identificar a las mujeres con alto riesgo que participaron en el estudio.

La preeclampsia puede provocar que el flujo de sangre a través de la placenta se reduzca, lo que deriva en una restricción del aporte de oxígeno y nutrientes al feto, en consecuencia, el desarrollo se vería afectado. Tener una presión sanguínea elevada, diabetes u obesidad, son factores de riesgo para su desarrollo, dependiendo de su gravedad, puede provocar el parto prematuro, dañar gravemente al hígado, riñones y sistema de coagulación de la sangre, e incluso la muerte de la madre o del bebé.

Ahora se espera que los resultados se tengan en cuenta para alterar la práctica clínica y administrar este fármaco a fin de poder mejorar la prevención y los resultados en embarazos de alto riesgo. Aunque no será extraño que se vuelva a pedir un nuevo ensayo para ratificar los resultados antes de que se proceda a la inclusión del tratamiento en la práctica clínica. Podéis conocer todos los detalles del estudio a través de este artículo publicado en la revista científica New England Journal of Medicine.

Foto | El Gran Dee

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...