La ansiedad en el embarazo es un indicador de depresión postparto

Según una nueva investigación realizada por expertos de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid, sufrir ansiedad durante el embarazo, puede ser un signo predictivo de padecer depresión postparto. Por esta razón se recomienda que los especialistas proporcionen una atención más integral durante el desarrollo del embarazo teniendo en cuenta los factores psicológicos.

Depresión postparto

Una investigación llevada a cabo por expertos de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid, concluye que sufrir ansiedad en el embarazo puede ser un indicador de que se puede padecer depresión postparto. En el contexto psicológico, el embarazo es un acontecimiento importante que provoca cambios significativos en la vida de las mujeres, preocuparse en exceso por cuestiones relacionadas con el bienestar del futuro bebé, el desarrollo del embarazo, el parto, etc., puede generar ansiedad, incrementando el riesgo de sufrir depresión postparto.

En la investigación, los expertos analizaron en 285 mujeres embarazadas, a lo largo de todo el embarazo y hasta cuatro meses tras el nacimiento del bebé, diferentes variables psicológicas relacionadas con la personalidad, la preocupación por el embarazo, las creencias sobre el parto y la posibilidad de sufrir depresión postparto.

Para valorar las variables psicológicas se utilizaron cuestionarios estructurados, es decir, en cada etapa del embarazo, primer, segundo y tercer trimestre, se realizaban diferentes preguntas. Las mujeres también tuvieron que rellenar dos cuestionarios tras el nacimiento del bebé, uno en el postparto inmediato y otro en el puerperio, periodo que sigue al parto y que se extiende alrededor de 40 días.

Según los resultados obtenidos, uno de los factores más relevantes para sufrir depresión postparto es el neuroticismo o inestabilidad emocional, las mujeres que sufren este problema son emocionalmente inestables, ansiosas, se suelen preocupar fácilmente por cualquier cuestión, a menudo están de mal humor o están deprimidas, están dominadas por las emociones, lo que provoca que en ocasiones reaccionen de forma irracional, teniendo las emociones negativas muy presentes, y no toleran bien las situaciones de estrés. Los expertos explican que quienes obtenían puntuaciones elevadas de neuroticismo, tenían más predisposición a sufrir ansiedad y mayor riesgo de sufrir depresión postparto.

Los investigadores consideran que el papel de las matronas es muy importante, así se ha constatado durante el estudio. Explican que en la atención integral a las mujeres embarazadas se debe incluir la evaluación e intervención en todos los aspectos psicológicos antes indicados, de este modo se puede minimizar el riesgo de que se desarrollen trastornos emocionales durante las fases puerperales.

Los expertos comentan que la presencia de una mayor inestabilidad emocional durante el embarazo, se asocia al incremento de la ansiedad, especialmente cuando llega el fin de la gestación, en las primeras etapas las expectativas del parto suelen ser más o menos estables, quizá porque todavía se ve lejos la llegada del feliz acontecimiento. Este es otro dato que puede predecir que se sufra depresión postparto.

Hay que prestar tanta o más atención a los aspectos psicológicos como a los físicos, ya sabemos que el embarazo provoca muchos cambios físicos en el organismo, pero también los provoca a nivel psicológico, de ahí que se recomiende una intervención más integral. Podéis conocer todos los detalles de la investigación a través de este artículo publicado en la página web de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...