¡Increíble! Así cambia tu cerebro cuando estás embarazada

Presta atención a los cambios más comunes del cerebro en el embarazo. Estos preparan a la madre para su nueva etapa. Conoce todo lo que debes saber y mucho más leyendo este artículo.

Cambios en el cerebro durante el embarazo

Para nadie es un secreto que durante el periodo de gestación la madre sufre diversos cambios físicos. Entre los obvios están el aumento de los pechos, crecimiento del abdomen y anchamiento de caderas. Sin embargo, muy pocos saben que en las conexiones cerebrales de la futura mamá también ocurren cambios impresionantes y necesarios.

Estos cambios la preparan para enfrentar de manera adecuada la nueva etapa de maternidad y están relacionados con un proceso neurobiológico natural. A partir ahora, crece en la madre una gran personalidad protectora que busca cuidar a su bebé.

Este hecho no sucede solo en los seres humanos, las madres de otras especies animales también desarrollan un espíritu feroz. Esto lo hacen para cuidar a sus pequeños de cualquier amenaza y garantizar su supervivencia. Entonces, se podría intuir que se trata de un instinto salvaje y natural que se genera en los seres vivos.

Qué otras áreas se ven afectadas

Adicionalmente, según informa Jodi Pawluski, investigadora de la Universidad de Rennes 1 en Francia, existen otras regiones del cerebro que se modifican y adaptan a la maternidad. Esto se debe a que hay un aumento de la materia gris, en las áreas que regulan los procesos de interacción social y la capacidad de percibir las emociones de otras personas.

Su aumento se vuelve un elemento fundamental a la hora de tener un bebé. Dado que le da la posibilidad a la madre de desarrollar instintos y capacidades nuevas. Uno de ellos es la capacidad de hacer múltiples cosas al mismo tiempo para cubrir con todos los cuidados del pequeño.

Por ejemplo, aprende a detectar las emociones positivas o negativas emitidas por el bebé, así como también su respuesta a los estímulos. Dicha destreza aparece por la gran cantidad de tiempo que comparte la madre con el recién nacido los primeros meses.

Conexiones inexplicables entre ambos

El contacto prolongado entre madre e hijo genera una conexión original que solo ellos dos entienden. Es importante destacar que muchas de estas modificaciones cerebrales disminuyen su intensidad luego de los primeros meses.

Un ejemplo de ello es la sobreprotección del bebé. No obstante, algunas de ellas se pueden mantener en la madre a lo largo del tiempo y trascender hasta la relación que establecen con los nietos.

Teoría comprobada

El estudio realizado por la científica Elseline Hoekzema de la Universidad de Leiden, en los Países Bajos, fue uno de los primeros que demostró el cambio de materia gris. Esto tras comparar las resonancias magnéticas realizadas a mujeres en estado y otras que no estaban embarazadas.

Dicha comparación también se aplicó a los padres y no se registró cambio alguno. No obstante, el estudio reveló que si el padre asume el rol de madre sí puede experimentar cambios cerebrales. Pero eso va a depender del grado de exposición que tenga frente a él a través de los cuidados.

En relación a ello, la investigadora Pawluski determinó que el embarazo se compara con la pubertad en términos de formación. ¿Por qué? Pues el cerebro sufre transformaciones impresionantes, semejantes a un mecanismo con motivación propia

Transformación cerebral o depresión postparto

La depresión postparto es un trastorno que se genera en la madre luego de dar a luz, normalmente durante los tres primeros meses del bebé. Sus síntomas son: bajo estado de ánimo, alteración del sueño, del apetito y disminución de energía. Es algo que debe ser tratado porque afecta la capacidad de la madre para cuidarse a sí misma y al niño.

No obstante, existen cambios naturales en el cerebro de la madre que por desconocimiento pueden ser asociados con este trastorno. Hecho que sin duda genera preocupación, miedo y desesperación en la mujer.

El conocer está información puede llegar a otorgarle tranquilidad a la madre, en especial al darse cuenta de que estos instintos naturales solo la ayudan a realizar mejor su labor.

Preocupación: un elemento clave en la maternidad

Luego del parto la madre empieza a desarrollar un sentido de protección hacia el niño que normalmente se transforma en una preocupación constante. Muchas sienten miedo sobre temas tan comunes como si lo  alimenta bien, reciben los cuidados necesarios o hacen bien su labor.

El famoso pediatra T. Berry Brazelton, autor del libro Infants and Mothers: Differences in Development,determinó que este sentimiento era totalmente normal. Y que solo a  partir de él la mujer se convertiría en una buena madre.

Por otra parte,el autor de la obra asegura que la angustia pasará pronto, pues todos los cambios físicos y psicológicos son consecuencia del parto. De manera que la mujer pasa por una transición para convertirse en madre.

A fin de cuentas, los cambios en el cerebro de la mujer la preparan asumir la etapa de la maternidad. Sin ellos, sería imposible enfrentar de forma adecuada este nuevo periodo. A partir de entonces, su capacidad para cuidar de sí misma y del bebé serán óptimas.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...