Hemorroides en el embarazo

Almorranas

Las hemorroides en el embarazo son una molestia que llega a afectar hasta al 40% de las futuras mamás. Aunque pueden surgir en cualquier momento durante la gestación, el mayor número de casos se da durante el último trimestre del embarazo. Se denomina hemorroides o almorranas a la inflamación que sufren las venas localizadas en el recto y en el ano, estas venas se encuentran almohadilladas en un tejido submucoso o conectivo que forma protuberancias similares a pequeñas bolas.

Son varios los factores que pueden desencadenar en la formación de hemorroides durante el embarazo, el estreñimiento, la falta de ejercicio, herencia genética…, pero el factor desencadenante es el aumento de presión que se produce en las venas hemorroidales como consecuencia del peso del útero y la ralentización del sistema circulatorio en la zona.

En principio las hemorroides no se consideran una enfermedad, sólo son consideradas como tal cuando los síntomas son más severos que unas molestias, dolor en el ano, sangrado cada vez que se evacua… en este momento se determinaría como patología hemorroidal y aunque podría ser evidente el padecimiento de hemorroides, el especialista recomendaría una colonoscopia para descartar cualquier otro problema asociado al sangrado.

Existen dos tipos de hemorroides, las internas si se encuentran por encima de la línea pectínea (en el interior al principio del pie anal) y las externas, que se encuentran al final del pie anal. En el primer caso no son hemorroides dolorosas, pero cuando se produce una ruptura de las venas aparece el sangrado en las heces, sangre que generalmente es de color rojo vivo. Hay que decir que dentro de la categoría de las hemorroides internas, aparecen cuatro clasificaciones distintas dependiendo de donde se encuentren. En el segundo caso, son hemorroides visibles y son mucho más molestas a la hora de ir al servicio, al sentarse, etc.

El embarazo provoca diferentes cambios en el organismo de la futura mamá y se producen distintos síntomas asociados a la aparición de las hemorroides, como es el caso del estreñimiento. Recordemos que la relación embarazo y estreñimiento es algo muy común debido a los cambios en la dieta, a los suplementos de hierro, al aumento de peso, etc. Estos cambios y el aumento de presión provocan que las venas no puedan vaciarse completamente provocando la aparición de hemorroides. Como ejemplo sobre la presión y el vaciado de venas podemos citar el post Varices en el embarazo, éstas aparecen por los cambios de presión sanguínea.

Como decíamos, es más habitual que las hemorroides en el embarazo puedan aparecer durante el último trimestre de gestación, periodo en el que el aumento de peso y presión son más evidentes. También puede darse el caso de que las hemorroides aparezcan en el parto, algo lógico teniendo en cuenta la gran presión que se produce cuando se expulsa al bebé.

En Babysitio nos proporcionan algunos consejos para prevenir las hemorroides durante el embarazo o al menos reducir su incidencia, evitar la constipación o estreñimiento mediante una dieta rica en fibras aportadas por productos sanos y naturales como son las frutas y verduras, evitar el sedentarismo realizando ejercicios de Kegel, ejercicios que fortalecen los músculos pélvicos, y garantizar una mejor irrigación sanguínea en la zona, recostarse sobre el lado izquierdo para aliviar la presión que se ejerce sobre la aorta, etc.

En caso de padecer hemorroides en el embarazo, lo más indicado es acudir al especialista para que aconseje el tratamiento más adecuado a seguir, con el que podrás reducir las molestias provocadas por las hemorroides.

Foto | Schwangerschaft

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...