Evitar el alcohol es el único camino para un embarazo saludable

Un nuevo estudio realizado en el Reino Unido concluye que es necesario evitar el alcohol como único camino para un embarazo saludable, se apunta incluso a dejar su consumo semanas antes de la concepción para evitar el riesgo de que los bebés nazcan con bajo peso o de forma prematura.

Alcohol durante la gestación

Un estudio desarrollado por la Universidad de Leeds (Reino Unido), ha relacionado el consumo de alcohol durante los tres primeros meses del embarazo con un mayor riesgo de tener un bebé con peso reducido o un bebé prematuro. Los expertos explican que tomando una media de tres bebidas alcohólicas por semana se duplica el riesgo, pero también ocurre lo mismo si se reduce la cantidad a dos bebidas por semana. Se apunta en esta nueva investigación que las madres de clase media suelen beber más de lo recomendado en las directrices oficiales de salud del Reino Unido, por lo que se incrementa el riesgo de que el desarrollo del bebé se vea afectado.

Los investigadores explican que evitar el alcohol es el único camino para un embarazo saludable, la tolerancia debe ser cero, ni una sola got,a ya que se ha demostrado que su consumo, por reducido que sea, incrementa los riesgos de un deficiente desarrollo fetal. Parece ser que el Departamento de Salud del país recomienda no tomar alcohol a las mujeres que están embarazadas o que desean concebir un hijo, pero en sus directrices es más tolerante y se determina que no excedan el límite de tomar 1 o 2 bebidas alcohólicas por semana, algo que no tiene sentido dado que este y otros estudios demuestran que la tolerancia debe ser cero, quizá el Departamento de Salud deba actualizar sus directrices.

En la investigación, los expertos basaron sus conclusiones en una encuesta realizada a 1.264 mujeres que tenían un riesgo reducido de tener complicaciones durante el embarazo. Se les preguntó sobre la dieta que seguían, con qué frecuencia bebían alcohol, qué tipo de bebida era y en qué etapas las consumieron, cuatro semanas antes de la concepción, durante los tres primeros meses de gestación, en otros trimestres o durante todo el embarazo. Entre las conclusiones obtenidas, se muestra que el consumo de alcohol fue significativamente más alto antes de la concepción y durante los tres primeros meses del embarazo, los promedios fueron los siguientes: once consumiciones alcohólicas por semana antes de la concepción, cuatro durante los primeros tres meses de gestación y menos de dos por semana en los meses restantes.

Cuatro de cada diez mujeres declararon que consumían más de diez bebidas alcohólicas por semana antes de la concepción, la mitad de las mujeres encuestadas tomaban más de las dos unidades recomendadas por semana como máximo por el Departamento de Salud del país, estas mujeres eran de raza blanca, tenían un mayor nivel educativo y tenían una buena posición económica. El 13% de los bebés recién nacidos tenían bajo peso, un 4’3% nacieron prematuramente y un 4’4% nacieron a término pero con un peso menor de lo esperado. Tras cotejar los datos se determinó que existía un fuerte vínculo entre beber durante los tres primeros meses de embarazo y tener un bebé con bajo peso o prematuro. Por otro lado, si se superaban las dos tomas de bebidas alcohólicas semanales, se duplicaban estos riesgos.

Se apunta que aquellas mujeres que consumían dos o menos bebidas alcohólicas por semana, tenían igualmente un mayor riesgo de que el bebé naciera de forma prematura. Beber alcohol un mes antes de la concepción también se relacionó con estos riesgos, especialmente con un desarrollo fetal limitado o restringido, a la vista de estos resultados, se recomienda encarecidamente no beber nada de alcohol. Como se puede comprobar, el mayor riesgo está en el consumo durante los tres primeros meses de embarazo.

En el año 2007 el Departamento de Salud del país publicó una guía en la que se recomendaba a las mujeres embarazadas y las que querían concebir un bebé, que evitasen por completo el consumo de bebidas alcohólicas. Sin embargo, y como decíamos, no tiene sentido que en sus directrices se recomiende algo que va en contra de esta guía. El Instituto Nacional para la Salud y Atención recomienda también evitar el consumo de alcohol pero sólo en los tres primeros meses del embarazo, algo que también deberían cambiar a la vista de los resultados de este y otros estudios que se han realizado en torno al tema. Claro, que también podemos encontrar estudios tan curiosos como el que determinaba que consumir alcohol de forma moderada durante el embarazo no afectaba al feto, apuntándose que no afectaba a su desarrollo cerebral.

Es necesario adoptar la tolerancia cero con el alcohol en el embarazo y unas semanas antes de la concepción, es el único modo de reducir los riesgos de problemas en el desarrollo fetal, bajo peso al nacer, parto prematuro, etc. Del estudio que hemos conocido a través de la Universidad de Leeds, podéis conocer todos los detalles a través del artículo publicado en la revista científica Journal of Epidemiology & Community Health.

Foto | Rahego

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...