Estado Mundial de las Madres 2010

Save The Children

Save The Children acaba de presentar el undécimo informe Estado Mundial de las Madres 2010, los datos ofrecidos son dramáticos, especialmente para el conjunto de los países en vías de desarrollo. En una lista clasificatoria en la que están presentes 160 países, se coloca en primer lugar Noruega como el mejor país para ser madre por la atención médica recibida, el estatus educativo, la situación económica y política, el bienestar básico de niños y niñas, etc. En el lado opuesto se encuentra Afganistán, es el último país de la lista y el peor para ser madre, de cerca le siguen Níger, Chad, Guinea-Bissau y Yemen.

Como decíamos, la lista de los mejores países para ser madre la encabeza Noruega, le siguen Australia, Islandia, Suecia, Dinamarca… en el puesto 13 se sitúa España, que al parecer, este año ha bajado dos puestos en la lista, pero puede calificarse de todos modos como un buen país, algo lógico si se cuenta con los medios sanitarios, educativos y socioeconómicos necesarios. La mortalidad materna por complicaciones en el embarazo o el parto se cifra en nuestro país en 1 de cada 16.400 mujeres, en Níger en cambio, 1 de cada 7 mujeres muere por ese tipo de complicaciones. El informe sobre el Estado Mundial de las Madres 2010 es muy dramático, especialmente para los países en vías de desarrollo.

Save the Children destaca que esta situación se podría mejorar significativamente si se emplearan mujeres como trabajadoras de salud, como ejemplos nos habla de iniciativas como la realizada en Bangladesh, se contrataron miles de mujeres para trabajos de salud y se logró reducir la mortalidad infantil en un 64%, también nos habla de un programa titulado “Una partera en cada aldea”, con este programa se redujo la mortalidad materna hasta en un 42%. La conclusión parece bastante obvia, las mujeres puedes ser de gran ayuda para cumplir los objetivos marcados por la organización, reducir en dos tercios la mortalidad infantil de menores de cinco años hasta 2015 y la reducción significativa de las muertes por complicaciones en el embarazo y el parto.

Para hacernos una idea de cómo está la situación, nada mejor que acceder a algunas comparativas proporcionadas en el informe:

• En Etiopía, tan sólo el 6 % de los partos recibe asistencia. En Noruega hay personal sanitario cualificado presente prácticamente en todos los nacimientos.

• Una mujer de cada 7 pierde la vida durante el embarazo o el parto en Níger. En España el riesgo de mortalidad materna es 1 de cada 16.400, en Grecia e Italia es menor de 1 de cada 26.000 y en Irlanda 1 de cada 47.600.

• En Afganistán uno de cada 4 niños muere antes de cumplir los cinco años. En España, Francia y Portugal uno de cada 250 niños pierde la vida antes de los 5 años.

• En Níger, las mujeres reciben de media menos de cuatro años de educación. En España, Grecia e Italia una mujer estudia de media durante 17 años y en Australia y Nueva Zelanda durante más de 20 años.

• Las mujeres de Arabia Saudí y Palestina ganan tan sólo 16 y 12 céntimos, respectivamente, por cada dólar que gana un hombre. En España las mujeres ganan 52 céntimos por cada dólar que gana un nombre. Mientras que en países como Mongolia, las mujeres ganan 87 céntimos y en Mozambique 90 céntimos por cada dólar que gana un hombre.
Parece evidente que no basta con la ayuda humanitaria y que la implicación económica de los países desarrollados para mejorar la situación de los países en vías de desarrollo debe ser mucho mayor, pero también deben cambiar algunos aspectos culturales de estos países, reducir la desigualdad de géneros, incrementar las ayudas en educación para eliminar determinados tabús o conceptos asociados al embarazo, etc.

De momento Save The Children apuesta por la contratación de mujeres y realiza un llamamiento para que se encaucen acciones a través de ellas como un modo efectivo para reducir la alta tasa de mortalidad materno-infantil, hay que tener en cuenta que cada año hasta 50 millones de mujeres dan a luz sin contar con la ayuda que sea ofrecida por personal con una cualificación sanitaria mínima, por tanto no debe extrañarnos el alto índice de mortalidad. Sería interesante leer el post del informe de la OMS (Organización Mundial de la Salud) en el que se nos mostraba la alta tasa de mortalidad de parturientas a nivel mundial.

Esperamos que el informe Estado Mundial de las Madres 2010 sirva de algo y se desarrollen nuevas políticas más efectivas que logren romper las barreras sociales y culturales que evitan la implicación de las mujeres en trabajos sanitarios, recordemos que todos contamos para salvar vidas. Como dice el informe, la evidencia demuestra que la inversión en formar a matronas y trabajadoras sanitarias puede marcar la diferencia en la lucha para salvar vidas. Puedes conocer más detalles sobre el informe a través de la Organización no Gubernamental Save The Children.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...