Epilepsia y embarazo

Encarar un embarazo es de por si algo de cuidado pero sobre todo en el caso de las mujeres que conviven con una enfermedad como la epilepsia.

Epilepsia

Muchas veces el deseo de convertirse en madre suele ser más fuerte que cualquier otra cosa, inclusive de los riesgos que se pueden correr emprendiendo ese camino, sobre todo si se tiene una enfermedad como la epilepsia, que puede ser perjudicial tanto para la madre como para el feto en gestación por el efecto de los fármacos antiepilépticos, en casos en los que dejar la medicación durante el embarazo no es una opción viable.

Los riesgos que corren las mujeres que enfrentan un embarazo medicadas apuntan sobre todo a los casos de malformaciones congénitas que sabidamente se asocian a ciertos fármacos como el valproato, tales como el paladar hendido, el labio leporino, o espina bífida inclusive, además de un menor cociente intelectual.

Por lo general se le recomienda a estas mujeres que utilicen solamente un fármaco durante el embarazo, utilicen la dosis más baja permitida, y eviten sobre todo el consumo de valproato que se reconoce como el medicamento que propone un mayor riesgo.

Desde el 2009 se conocen de los problemas cognitivos que pueden sufrir los niños en gestación debido a este famoso antiepiléptico, gracias al trabajo de Kimford Meador y sus compañeros de la Universidad de Emory, en los Estados Unidos, gracias a un trabajo en el que se analizaron a los menores, en total 224, hacia los 3 años de edad y hacia los 6.

Lo cierto es que para quienes piensen que la mejor alternativas para ser madres con epilepsia es renunciar a la medicación, se debe saber que se considera esto como la peor alternativa y la más riesgosa.

En palabras del  doctor Javier López González, secretario del Grupo de Estudio de Epilepsia de la Sociedad Española de Neurología:

“Se ha comprobado que las mujeres sin tratamiento, que sufren cuatro o cinco crisis en el embarazo, tienen más complicaciones para el feto que con cualquier tipo de terapia”…”Se consideran embarazos de alto riesgo, por lo que se sigue un control muy estrecho tanto por parte del neurólogo como del ginecólogo”…”A pesar de los efectos de la medicación, llegado el momento, la mayoría de ellas decide asumir el riesgo y ser madre”.

Vía | El Mundo
Foto | Patrick Feller

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...