Embarazo y estrés

Embarazo y estrés

Un estudio realizado por investigadores del Reino Unido muestra la relación entre embarazo y estrés, situación que aumenta los riesgos de dar a luz un bebé con bajo peso. Las mujeres que han sufrido un episodio traumático antes de la concepción o durante el embarazo, pueden tener más posibilidades de que el bebé que esperan, no se desarrolle adecuadamente.

Para llegar a esta conclusión los investigadores de la Universidad de Manchester tomaron los datos pertenecientes a 1,38 millones de mujeres danesas que habían dado a luz entre los años 1979 y 2002. De todas ellas, se identificaron a aquellas futuras mamás que habían sufrido algún proceso traumático, como el padecimiento de una enfermedad o la muerte de un familiar entre otras cosas, en un periodo comprendido entre los 6 meses antes de la concepción y durante el transcurso del embarazo.

Según indican los investigadores, aquellas mujeres que habían sufrido la pérdida de un familiar tenían hasta un 22% más de posibilidades de que el futuro bebé naciera con un 5% menos de peso.

Existen numerosos estudios que relacionan embarazo y estrés, podemos citar por ejemplo una investigación del año pasado realizada por del Instituto Nacional de la Sanidad y la Investigación Médica de Francia (Inserm) en el que se mostraba la posibilidad de que un bebé desarrolle parálisis cerebral como consecuencia del estrés crónico sufrido por la madre.

Otro estudio interesante que nos muestra la importancia de que la futura mamá no sufra estrés es el que elaboraron un grupo de investigadores también ingleses pertenecientes al instituto de reproducción y desarrollo biológico. En esta ocasión los investigadores mostraban que los niveles de cortisol resultantes del estrés padecido, provocaban un deficiente desarrollo cerebral en los niños.

El mayor nivel de cortisol en la madre originaba una mayor presencia de esta hormona en el líquido amniótico y por tanto, las posibilidades de deficiencia cerebral en los fetos eran mayores. En este estudio se tomaron los datos de 267 mujeres embarazadas de 17 semanas a las que los investigadores midieron los niveles de cortisol. Al parecer, los niños cuyas madres habían sufrido mayor estrés y por tanto mayores niveles de cortisol, tenían un coeficiente intelectual hasta 10 puntos menor de la media habitual.

Podríamos seguir nombrando estudios que relacionan embarazo y estrés con resultados que alertan sobre la salud del bebé. Es evidente que la tranquilidad durante el embarazo es fundamental, en ello participan todas las personas que rodean a la futura mamá.

Vía | AzPrensa
Más información | Psychosomatic Medicine
Más información | Journal of Neuroscience
Más información | Clinical Endocrinology
Foto | Agnieszka Steinhagen

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...