Embarazo psicológico

Pseudociesis

Anhelar y desear ser madre, puede provocar que una mujer sufra un embarazo psicológico, se trata de un trastorno en el que la mujer cree estar embarazada sin llegar a estarlo, algo lógico teniendo en cuenta que puede sufrir muchos de los primeros síntomas del embarazo. Generalmente el embarazo psicológico o pseudociesis afecta a las mujeres, aunque también los hombres pueden experimentar los síntomas.

En un embarazo psicológico intervienen factores psicológicos, es decir, procesos mentales, y factores neuroendocrinos, procesos en los que el sistema nervioso interactúa con el sistema endocrino alterando algunos mecanismos hormonales o mecanismos que regulan la conducta, el estado de ánimo, etc.

Con respecto a los factores psicológicos, son generalmente los principales responsables de sufrir un embarazo psicológico, siendo además los responsables de diversas enfermedades psiquiátricas denominadas trastornos somatomorfos. Los pacientes que sufren este tipo de trastornos padecen síntomas físicos como el dolor, las náuseas, los vértigos, etc., sin que exista justificación orgánica que los provoque.

Tener problemas para concebir, sufrir infertilidad o esterilidad y además desear con todas las fuerzas ser madre, podría derivar en un embarazo psicológico. Con respecto a los factores neuroendocrinos, como hemos dicho antes, influyen en la actividad de las hormonas y ya sabemos que las hormonas juegan un papel muy importante en el embarazo. Se produce una disfunción hormonal que provoca la anulación de la ovulación o anovulación, también desaparece el flujo menstrual, y el elevado nivel hormonal de la progesterona y la prolactina (hormona que estimula la producción de leche) originan la lactogénesis, periodo que normalmente se inicia después del parto y en el que aumenta la producción de leche materna.

En un embarazo psicológico, durante nueve meses el organismo se ve alterado del mismo modo que si realmente existiera embarazo, el abdomen aumenta progresivamente consecuencia del aumento de volumen del útero, pero a diferencia de un embarazo real, no se produce un borramiento del ombligo. Se sufren mareos, náuseas e incluso aumento de peso, la mujer llega incluso a percibir movimientos fetales.

Hay que decir que las cifras de mujeres que sufren embarazo psicológico se ha reducido a medida que han avanzado las técnicas de fertilización y reproducción asistida, técnicas que han permitido ser madre a muchas mujeres con problemas de concepción.

Foto | Emery Co Photo

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...