El Zinc

La importancia del zinc

El zinc es uno de los minerales más importantes de la dieta, lo podemos obtener de alimentos proteicos, como son la carne, los crustáceos y las legumbres. La cantidad total de zinc que tenemos en el organismo debe oscilar entre 1.5 y 2 gramos.

El zinc se encuentra de manera estable e independiente de la dieta en algunos tejidos musculares, en el sistema nervioso, en los pulmones y en el corazón. No obstante, la presencia de zinc en los huesos, cabello, sangre… viene dada por la ingesta de los alimentos ricos en zinc.

Este mineral realiza una gran cantidad de funciones, como la de regular la actividad de algunas enzimas en el metabolismo, además interviene en la formación de la proteína transportadora del retinol y en el metabolismo de la vitamina A. También participa en la regulación de la membrana plasmática de las células y en la eliminación de radicales libres (son sustancias inestables que perjudicarían a las células).

El zinc es imprescindible para la expresión de los genes, por lo tanto, moléculas como la ARN polimerasa (enzima que interviene en la expresión de los genes) dependerán de él. Un déficit de zinc puede ocasionar un aumento de los glucocorticoides, unas moléculas que actúan como inmunosupresores, lo que ocasionará una inhibición del sistema inmune, y por lo tanto que la persona no tenga apenas defensas.

Este mineral se transporta por el plasma unido a una proteína, concretamente a la albúmina, y se absorbe en el intestino delgado, aunque hay sustancias como la fibra y algunos suplementos farmacológicos de hierro, que disminuyen su absorción.

La ingesta recomendada para los bebés de entre 0 y 1 año comprende los 5 mg al día, desde el año y hasta los diez años se recomiendan unos 10 mg, y para los mayores de 11 años, de 12 a 15 mg al día. No obstante, en el período de gestación o de la lactancia se necesitan unos aportes mayores, recomendando obtener de la alimentación entre 15 y 19 mg al día.

Una deficiencia en zinc puede ocasionar numerosos síntomas, como por ejemplo diarrea, pérdida del cabello, alteraciones en el comportamiento, una disminución en la fortaleza del sistema inmunitario, una reducción en el crecimiento, alteraciones en la maduración sexual y hasta anorexia. Sobre casos de toxicidad por zinc hay pocos datos, aunque se ha dado alguno por consumir alimentos enlatados en recipientes galvanizados.

Foto | Mahalie

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...