El yoga y el embarazo, sus beneficios y sus lazos

El embarazo es un estado que debe ser cuidado con mucha paciencia y el yoga puede ayudarte en esto

Combinar el yoga con el embarazo trae excelentes beneficios

El hacer ejercicio y el embarazo es uno de los dilemas de las mujeres cuando reciben la noticia de confirmación de que se encuentran esperando un niño.

Las circunstancias y los gustos hacen mucho al momento de enfrentar esta cuestión, pero en todos los casos es indispensable saber qué se puede hacer y qué no, y, sobre todo, ser consciente de cuáles son las disciplinas más aconsejadas para las embarazadas, y una de las mejores es el yoga.

El yoga es una forma de ejercitarse, la verdad es que vas a poder ejercitar todo y con esto nos referimos al cuerpo y la mente. Sin riesgos innecesarios de asumir a nivel físico para las mujeres gestantes, como sí involucra tomar alguna otra disciplina en la que, por ejemplo, se originan impactos agresivos.

Eso no pasa en el yoga, donde aparte el trabajo se encuentra muy centrado en la tonificación muscular y la flexibilidad, 2 factores con una gran influencia durante el embarazo, el parto, y también luego del mismo.

Mejora del estado de ánimo durante el embarazo

Aparte de ser una actividad de bajo impacto, y de elevar sobre todo los aspectos anteriormente mencionados junto al del balance mental, el yoga permite ajustar en todo tiempo la intensidad al momento del embarazo y a las limitaciones que van a aconteciendo en el cuerpo de la mujer a medida que avanzan las semanas.

En todo, si se entrena con un especialista que guíe las sesiones, se debe a una disciplina deportiva totalmente segura si te encuentras en la etapa del embarazo.

Y ya no es solo por sus beneficios a nivel físico por lo que el yoga es tan aconsejable durante el tiempo de gestación, es que a nivel mental se encuentra más que demostrado su incidencia positiva en el estado de ánimo de las mujeres embarazadas.

Que estas generalmente pasan por un lapso de incertidumbre e inestabilidad, fundamentalmente cuando afrontan su primera gestación. En estos casos, si dedican una parte extensa de la sesión a ejercicios de relajación y meditación profunda, su salud mental lo va a agradecer en gran manera.

¿Cómo y con qué frecuencia debes practicarlo?

El yoga es también una garantía para que el cuerpo soporte menos dolores articulares y de espalda y favorece siempre a darte un mejor descanso, tanto por el esfuerzo que envuelve como por ese balance que permite conseguir entre mente y cuerpo. Además, va a ayudarte a conocer mejor tu cuerpo mientras estás en la etapa del embarazo.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...