El turismo de parto y los hoteles maternales

Viajar a Estados Unidos y dar a luz en el país, facilita que los bebés automáticamente reciban la ciudadanía estadounidense, este es uno de los motivos por los que han proliferado durante los últimos años los viajes y hoteles maternales en el país.

Negocios con mujeres embarazadas

Estados Unidos es uno de los pocos países que siguen ofreciendo un derecho basado en la doctrina jus soli (derecho del territorio), según la Decimocuarta Enmienda de la Constitución un bebé que nace en suelo estadounidense recibe automáticamente la ciudadanía. Esto ha hecho que proliferen negocios como el turismo de parto y los hoteles maternales, mujeres embarazadas de otras nacionalidades acuden al país para poder dar a sus hijos un regalo especial, poder tener un pasaporte de la denominada tierra de las oportunidades desde la cuna.

Algunos estados del país como California han visto incrementada la oferta de los hoteles maternales, en ellos se alojan mujeres que forman parte del denominado turismo de parto, esperando pacientemente al parto y los preciados papeles que acreditan la ciudadanía. La mayoría proceden de países asiáticos como China o Corea, pero también se pueden encontrar mujeres africanas, europeas… como decíamos, se considera a Estados Unidos como la tierra de las oportunidades y desean que sus bebés tengan una posibilidad en ese país, la ciudadanía allana mucho el terreno. El turismo de parto es un negocio y en el están implicadas muchas empresas que ofrecen a sus clientas unos paquetes de servicios que varían de precio, se podía decir que hay una oferta para todos los bolsillos.

Hospedaje, servicio hospitalario, alimentación, niñeras cuando sea necesario y por supuesto, el correspondiente asesoramiento para poder solicitar la ciudadanía estadounidense para el recién nacido. Una vez obtenido el oportuno pasaporte, las madres vuelven a su país de origen unos dos meses después de haber dado a luz, ya tienen lo que querían, la posibilidad de brindar a sus bebés un supuesto futuro mejor que el que por el momento pueden encontrar en sus países de origen.

En Los Ángeles, concretamente en regiones como el Valle de San Gabriel, son el epicentro del denominado turismo de partos y por tanto, el número de hoteles maternales se dispara, algunas empresas que se dedican a este negocio anuncian a través de internet fotografías de sus propiedades y los servicios que pueden brindar a las madres y a sus familias, si también visitan el país durante el último trimestre del embarazo y dos meses tras el parto, al respecto se pueden visitar páginas chinas como AsiamChild, en ella podemos leer que se anuncia como una empresa que hace todo lo posible para brindar a las madres el cumplimiento de su sueño, asegurar un futuro mejor para sus hijos. Posiblemente y como ocurre con muchos negocios, existan negocios paralelos que gestionan mafias, aunque de ello no se habla en el artículo de BBC News.

Parece ser que el auge de este negocio ha dado la voz de alarma, los estadounidenses vecinos de la zona mencionada han empezado a hacer campaña para intentar erradicar los hoteles maternales, en muchos de ellos no se ofrecen los servicios que prometen. Un ejemplo es la ciudad Chino Hills, en ella se clausuró hace poco una casa particular de seis habitaciones que habían sido subdivididas en 17 habitaciones y 6 cuartos de baño, casi podríamos decir que son pisos patera, se deduce que las condiciones de vida no son las que se deben prometer antes de realizar el viaje. En este caso es un empresario chino el que ha hecho negocio y tras clausurar la vivienda, se ha procedido a la correspondiente demanda civil por violar el código municipal.

Se buscan este tipo de establecimientos clandestinos para erradicarlos, violan las reglas y leyes estadounidenses y no pagan los correspondientes impuestos que deberían abonar, los responsables de campañas que luchan en contra de este tipo de turismo aseguran que se trata de una epidemia, una avalancha de madres embarazadas que pretenden dar a luz en suelo estadounidense. Gracias a la nacionalidad obtenida bajo la decimocuarta enmienda, los pequeños podrán acceder a un futuro mejor, a las escuelas y universidades del país, además son el pasaporte para sus padres, ya que cuando cumplan 21 años podrán solicitar permisos de residencia para sus padres. Claro, no existe ninguna ley que prohíba a una mujer embarazada visitar el país, pero si existen algunas reglamentaciones que se violan, como por ejemplo las falsas declaraciones al pedir un visado, o no revelar que están embarazadas, aseguran que se trata de un viaje de placer cuando en realidad la finalidad es otra.

La gestación se oculta en la medida de lo posible, las empresas que organizan los viajes o turismo de parto ofrecen algunas recomendaciones al respecto, usar ropa holgada, cubrirse el vientre con un bolso, intentar realizar el viaje antes del sexto mes de embarazo para evitar despertar sospechas, etc. No nos extrañaría que a corto o medio plazo se legisle sobre este tema, las voces de alarma claman cada vez con más fuerza, el hecho de que hayan aparecido casos como el que antes hemos citado, ya son motivo suficiente como para vetar el turismo de parto y los hoteles maternales.

Este tipo de turismo sólo lo pueden costear familias de clase media o alta, quizá sea este uno de los motivos por los que no se haya metido mano antes, en fin, os recomendamos leer el artículo publicado en BBC News, nos muestra una curiosa situación puesta en práctica desde hace años, no tiene desperdicio. Como decíamos, no se tardará mucho en llevar a cabo una reforma para evitar que se sigan realizando este tipo de negocios.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...