El triple screening

El triple screening es una prueba consistente en analizar la sangre de la futura madre para buscar y cuantificar tres sustancias: betaHCG, estrógeno placentario y alfafetoproteína. Una vez medidas las cantidades se relacionan entre sí y con la edad de la madre para hallar la probabilidad de defectos congénitos asociados a malformaciones cromosómicas.

analisis-de-sangre

El embarazo es una de las épocas más maravillosas en la vida de toda madre. Quizá haya unos meses en los que el bienestar de la mujer se encuentra comprometido por vómitos, dolor de estómago, espalda y molestias varias, pero siempre se recordará como el momento mágico en el que una nueva persona se desarrolló en tu interior.

Cuando una mujer está embarazada se hace las típicas preguntas: ¿estará bien?, ¿tendrá alguna enfermedad o síndrome? Evidentemente, incluso aunque todas las pruebas que se le realicen arrojen resultados normales, siempre puede haber problemas durante o después del nacimiento, pero no debemos dejarnos llevar por esta angustia, debemos estar preparados para recibir a nuestro hijo con todo nuestro amor y el de nuestra familia, para todo lo demás, ya habrá tiempo de preocuparse.

Cuando el médico especialista decide proceder a realizar exámenes complementarios y pruebas, la futura madre puede sufrir una cierta ansiedad por saber en qué consisten éstas y cuál es el posible resultado de ellas. En este artículo vamos a analizar detalladamente uno de estos análisis, el triple screening o triple-test.

El triple screening es una prueba que se realiza a muchas embarazadas durante el segundo trimestre del embarazo. Las condiciones ser candidata a esta prueba son tener más de treinta años (y menos de treinta y seis, pues entonces los datos no son tan fiables y puede dar un falso positivo) y/o antecedentes familiares de riesgo y/o haber recibido un resultado dudoso en un examen anterior como, por ejemplo, que la traslucencia nucal sea mayor de 3 mm.

El triple screening se practica realizando un análisis de sangre a la embarazada. En él se buscan y cuantifican en la sangre de la madre las siguientes sustancias del feto que fabrica la placenta, son dos hormonas y una proteína:

•   BetaHCG
•    Estrógeno placentario
•    Alfafetoproteína

Lo que se espera encontrar es una relación (elevada o baja) entre las concentraciones de las tres sustancias y la edad cronológica de la madre. Dependiendo de ésta, aumentarán o disminuirán las probabilidades de que el feto tenga alguna alteración cromosómica como el síndrome de Down. Como ocurre en casi todas las pruebas, los resultados nunca son definitivos. Tan sólo la realización del cariotipo fetal puede asegurar la presencia o ausencia de anomalías cromosómicas.

embarazoComo ya hemos comentado, el triple screening proporciona la relación entre las tres sustancias anteriormente descritas que, junto a la edad de la madre y algunos otros datos como antecedentes familiares, dan como resultado una probabilidad. Es ésta la que debe valorar el médico especialista y en función de ello, continuar con otras pruebas más invasivas como la amniocentesis o no, dependiendo de cada caso. Evidentemente, cuanto mayor sea la probabilidad aportada por la prueba, mayor será también el riesgo de que el feto sufra anomalías cromosómicas. Se recomienda que si este resultado es elevado, se realicen más exámenes de manera inmediata, para ahorrar a la madre y al padre largos días de angustia.

El triple screening se suele realizar entre las semanas 15 y 17 de embarazo, siempre después de haber comprobado la edad gestacional con una ecografía antes de la semana 12 de gestación. Después de la semana 17 no se puede establecer de manera fiable la relación entre las tres sustancias (BetaHCG, Estrógeno placentario y Alfafetoproteína). De esta manera, si crees que estás en uno de estos grupos a los que se realiza sistemáticamente el triple screening y aún no te lo han hecho, consulta con tu médico, pero no te angusties, esta prueba no es 100% fiable y tampoco sirve como método diagnóstico, sino, simplemente, para descartar negativos y seguir haciendo pruebas a los positivos.

En cualquier caso, muchas familias (afortunadamente más que las que no lo hacen) deciden tener a su hijo a pesar de que las pruebas revelen una alta probabilidad de que sufra algún tipo de anomalía cromosómica. En el momento de concebir un hijo los padres no se plantean si será guapo o feo, de la misma manera, tampoco se plantean si será sano o enfermo, tan sólo que lo querrán con toda su alma y lucharán por su felicidad. La nueva vida que se desarrolla en el interior de una mujer no entiende de síndromes ni enfermedades, tan sólo de amor.

Foto 1: ♥ …Catii [pienso.luego.existes]

Foto 2: Martixlopgarci

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...