El triple screening en el embarazo

En este post, hablaremos de la prueba del triple screening de la embarzada.
Una prueba diagnóstica, no invasiva, que se la suele realizar en el segundo trimestre de embarazo para detectar ciertas anomalías genéticas como la espina bífida o el Síndrome de Down.
Todo sobre el triple screening, en este post.

El triple screening se realiza en el segundo trimestre de embarazo

El triple screening se realiza en el segundo trimestre de embarazo

Hoy hablaremos de una de las pruebas diagnósticas recomendadas para realizarse en el segundo trimestre de embarazo: el triple screening.

Generalmente, se la realiza entre la semana 15 y 20 de gestación y es una técnica no invasiva, sin riesgos para el embarazo.

El triple screening, triple screen o prueba de detección triple, como también se la conoce, se realiza con la finalidad de detectar anomalías fetales, mediante la medición de determinadas sustancias en la sangre de la embarazada.

Se denomina así, porque mide la presencia de tres sustancias: alfafetoproteína (AFP), gonadotropina coriónica (HCG) y estriol libre.

Con la misma, se puede detectar el 60% de los casos de Síndrome de Down y el 80% de lo defectos del tubo neural.


No se la recomienda realizar en el caso de embarazo gemelar o múltiple, ya que en estos casos los valores, suelen estar disminuidos.

Si bien el triple screening de la embarazada, es una prueba útil, no es una prueba que detecte todas las anomalías fetales, sino que más bien, brinda indicios de si el feto, tiene un riesgo aumentado de desarrollar ciertas anormalidades, como la  espina bífida o Síndrome de Down.

Por ejemplo, si los valores de la alfafetoproteína son más bajo de lo normal para la edad gestacional, el bebé tiene más probabilidades de nacer con Síndrome de Down, mientras que la hormona gonadotropina coriónica, tiende a estar elevada en este caso.

Los resultados pueden ser positivos o anormales o negativos o normales. No obstante, un resultado anormal, no significa necesariamente que tu bebé vaya a presentar alguna anormalidad, sino que te indica que debes realizarte alguna prueba complementaria, como por ejemplo la amniocentesis, para confirmarlo.

Algunos resultados, también pueden indicar riesgos para la mamá, como por ejemplo un mayor riesgo de desarrollar preeclampsia, tener un aborto espontáneo o un parto prematuro.

Los resultados de la misma, se evaluarán en función de la edad de la madre, de la edad gestacional de feto y a los antecedentes familiares de anomalías congénitas.

Desgraciadamente la prueba, por las imprecisiones antes mencionadas, puede dar lugar a falsos positivos. Si bien en estos casos siempre se realiza otra prueba para confirmarlo, provoca excesiva preocupación en la mujer y muchas veces la hace correr riesgos innecesarios como el hecho de someterse a una amniocentesis, que como ya hemos visto, puede suponer algunos riesgos para el bebé.

Foto: francisqaa

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...