El trastorno por estrés postraumático se podría aliviar con el embarazo

Una curiosa investigación muestra que las mujeres que sufren un nivel severo de trastorno por estrés postraumático, podrían aliviar los síntomas gracias al embarazo. En las mujeres con síntomas leves el desenlace podría ser contrario, estos empeorarían a medida que avanzase la gestación.

Estrés y embarazo

Un estudio desarrollado por expertos de la Universidad de Michigan (Estados unidos) concluye que el trastorno por estrés postraumático en algunas mujeres, se podría aliviar con el embarazo. El estrés postraumático es un trastorno que se caracteriza por la aparición de unos síntomas concretos asociados a una reacción emocional severa ante un trauma psicológico extremo, como por ejemplo sufrir un robo con violencia, abusos en la infancia, una agresión sexual, un desastre natural, amenazas de muerte, etc.

El tratamiento para el trastorno por estrés postraumático (TEPT) se realiza mediante diferentes terapias psicoterapéuticas o con fármacos dependiendo de cada caso y de su gravedad, estos tratamientos tienen como cometido disminuir los síntomas, prevenir las complicaciones crónicas y favorecer la rehabilitación social y ocupacional. Pues bien, a raíz del estudio indicado, se podría pensar que la opción de quedarse embarazada sea incluida como una posibilidad de tratamiento para este trastorno.

En el estudio se trabajó con 319 mujeres embarazadas que sufrían TEPT, los investigadores realizaron un seguimiento desde el inicio del embarazo y se descubrió que las mujeres que tenían un grado elevado del trastorno experimentaban una mejoría en los síntomas a medida que avanzaba la gestación. Con respecto a las mujeres que tenían síntomas leves, en la mayoría no se produjeron apenas cambios, sin embargo, una de cada cuatro embarazadas de este grupo experimentó un empeoramiento de los síntomas del TEPT a medida que el embarazo avanzaba y llegaba el momento del parto.

En este grupo de mujeres, el aumento de los síntomas podría provocar que la capacidad de crear un vínculo con los bebés recién nacidos se alterará, aumentando así el riesgo de sufrir una depresión postparto. Los investigadores explican que es muy importante que las mujeres reciban apoyo de la pareja, de familiares y de amigos, ya que en el estudio se muestra que el entorno juega un papel importante para tener menor probabilidad de que los síntomas del TEPT empeoren.

Por tanto, se deduce que el embarazo sólo sería una posibilidad para aliviar los síntomas en aquellos casos graves de trastorno por estrés postraumático, y siempre contando con el apoyo necesario. Los expertos esperan que el estudio sea de ayuda para aquellas mujeres a las que se les ha diagnosticado trastorno por estrés postraumático, no todas las mujeres que sufren este problema sufrirán un empeoramiento cuando se queden embarazadas. Por otro lado, recomiendan a las mujeres que se realicen pruebas por si sufren un TEPT sin diagnosticar antes del embarazo (siempre contando que puedan existir antecedentes), de este modo se puede prescribir el tratamiento y dependiendo de la gravedad, el embarazo podría ser algo positivo.

Prevenir el empeoramiento de los síntomas es muy importante para evitar problemas mentales tras el nacimiento del bebé, ya que estos podrían provocar efectos perjudiciales duraderos. Podéis conocer más detalles de esta investigación a través de este artículo publicado en la página web de la Universidad de Michigan.

Foto | JerryLai0208

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...