El tabaquismo pasivo en el embarazo y riesgo de problemas respiratorios en los niños

Un estudio demuestra que la exposición al humo del tabaco durante el embarazo incrementa el riesgo de problemas respiratorios en los bebés. En el caso de sibilancias, el aumento del riesgo es proporcional al tiempo de exposición durante y tras el embarazo.

Tabaco y embarazo

Según los resultados de una investigación realizada por expertos del Centro de Investigación en Epidemiología Ambiental (CREAL), el tabaquismo pasivo en el embarazo incrementa el riesgo de problemas respiratorios en los niños menores de 2 años. Los expertos explican que también se ha determinado una correlación entre el tiempo de exposición al humo del tabaco durante las últimas semanas de gestación y las primeras semanas tras el parto, con el incremento de los problemas respiratorios en los menores.

Los niños cuyas madres sufrieron la exposición al humo del tabaco tenían hasta un 11% más riesgos de sufrir sibilancias, ruidos inspiratorios o espiratorios que se producen en el árbol bronquial. Por otro lado, en los niños cuyas madres fueron expuestas al humo del tabaco durante la gestación y después del parto, el riesgo se incrementó hasta el 29%.

Los expertos explican que en aquellas madres que fumaban antes del embarazo, y tras el parto el bebé era expuesto al humo del tabaco, el riesgo se disparaba hasta el 74%. Si a todo esto le sumamos los posibles antecedentes alérgicos paternos, el riesgo es aún mucho mayor. Este estudio aclara los efectos en los futuros bebés de la exposición pasiva al humo del tabaco durante el embarazo, hasta la fecha se sabía que el tabaquismo durante el embarazo incrementaba el riesgo de asma en los bebés, pero no estaba muy claro cómo les afectaría el tabaquismo pasivo.

Recordemos que el tabaquismo durante el embarazo no sólo se asocia al riesgo de asma en los niños, varios estudios han constatado que puede provocar cáncer de páncreas, síndrome de abstinencia neonatal a la nicotina, infertilidad, alteración de la conducta de los niños, y así una larga lista de problemas. Ahora se certifica que el tabaquismo pasivo se asocia problemas respiratorios en los niños, y posiblemente, a medida que se realicen nuevas investigaciones, se puedan descubrir otros efectos perjudiciales para la salud de los futuros bebés.

En la investigación se recabaron los datos de 27.993 madres y sus respectivos hijos de 15 estudios epidemiológicos de nacimiento realizados en Europa, los datos analizados han permitido demostrar que el tabaco pasivo durante el embarazo es un factor de riesgo para los niños de hasta dos años, pueden sufrir problemas respiratorios.

Los expertos comentan que estos resultados muestran que es necesario proteger a las mujeres embarazadas y a los niños pequeños del humo del tabaco, por ello es necesario adoptar un estilo de vida libre de humo. También explican que las mujeres embarazadas deben evitar su exposición al tabaco, ya sea de forma activa o pasiva, si les importa la salud de sus futuros bebés.

Para conocer más detalles de esta investigación podéis acceder a este artículo publicado en la página del CREAL, y a través de este otro publicado en la revista científica European Respiratory Journal.

Foto | Sellers Patton

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...