El riesgo de obesidad se incrementa en cada generación

Una investigación pone de manifiesto que un embarazo con sobrepeso u obesidad incrementa el riesgo de que la descendencia sufra también obesidad, pero a su vez, el riesgo se multiplica hasta por cinco en la próxima generación, es decir, cuando las hijas se quedan embarazadas. Los expertos consideran que es necesario llevar a cabo una pronta intervención para romper este ciclo de la obesidad.

Obesidad heredada

Según un nuevo estudio desarrollado por expertos de la Universidad de Auckland (Nueva Zelanda) y la Universidad de Uppsala (Suecia), el riesgo de obesidad se incrementa en cada generación. Según los resultados obtenidos, las madres con sobrepeso u obesidad tienen hasta tres veces más posibilidades de tener una hija con obesidad, pero a su vez, esta generación de niñas tienen hasta cinco veces más posibilidades de tener una hija obesa. Estos resultados evidencian el ciclo intergeneracional de la obesidad y cómo el riesgo se incrementa con cada generación.

Para comprender mejor los efectos a largo plazo que tiene la obesidad entre generaciones, el equipo de investigadores analizó todo tipo de parámetros de un grupo de 26.561 parejas formadas por madres e hijas. Se analizó la presencia de enfermedades metabólicas, el tipo de dieta, el IMC, etc. El estudio examinó los datos recogidos en la primera visita prenatal a todas las mujeres suecas mayores de 18 años entre 1982 y 1988 (las madres). Posteriormente se recogieron datos sobre todas las primogénitas nacidas que asistieron a una clínica prenatal entre el año 2000 y el año 2008.

Se excluyeron los nacimientos múltiples, las niñas que nacieron con malformaciones congénitas o que habían nacido prematuramente, antes de la semana 37 del embarazo. Tras realizar los análisis oportunos se comprobó que se produjo un aumento considerable en las tasas de sobrepeso y obesidad a través de las generaciones, la tasa de obesidad aumentó en dos generaciones pasando de un 3’1% entre las madres que tuvieron el embarazo entre 1982 y 1988, a un 12’3% en las hijas de estas madres cuando dieron a luz entre el año 2000 y el año 2008. Como podemos comprobar, el riesgo de obesidad se multiplica aproximadamente por cuatro.

Por tanto, un factor de riesgo que provoca el aumento de la obesidad en todo el mundo es que las madres tengan un bebé sufriendo obesidad, ya que de algún modo, este riesgo se hereda y además se incrementa de forma significativa para las próximas generaciones. Por otro lado, existe mucha evidencia científica que apunta que la obesidad durante el embarazo puede afectar a la salud de los niños y no solo durante la infancia, también en edad adulta, por lo que hay que añadir que se degrada la salud a nivel intergeneracional. Algunos expertos consideran que este ciclo de obesidad entre generaciones se debe a que las madres proporcionan a los fetos demasiados nutrientes y el organismo modifica el modo en el que se almacenará la grasa durante la infancia y en la vida adulta.

El sorprendente aumento de la tasa de obesidad también podría explicarse por el denominado “entorno favorable a la obesidad”, es decir, que el estilo de vida y la dieta de la familia podrían fomentar el desarrollo de obesidad entre las hijas. Los expertos consideran que es necesario romper este ciclo, para ello es necesario realizar una prevención temprana para que las hijas, cuando sean mayores y conciban un bebé, no “herede el riesgo de obesidad”.

Cada vez se hace más evidente que es necesario tomar medidas contundentes como por ejemplo el impuesto de los refrescos y bebidas azucaradas, haciéndose extensible a todos aquellos alimentos que pueden favorecer el sobrepeso y la obesidad. Esta medida ayudaría a que se consumieran menos productos de este tipo y por tanto, se reduciría la tasa de obesidad. Pero este no es un enfoque correcto, no deben ser los ciudadanos quienes paguen por la mala calidad de los alimentos y bebidas que fabrica la industria alimentaria, se debería obligar mediante legislación a que estas empresas reformularan sus productos para hacerlos más saludables.

La investigación es extensa e interesante, se puede decir que sus resultados son uno de los factores que explican por qué el sobrepeso y la obesidad se han convertido en epidemias. Podéis conocer todos los detalles de la investigación a través de este artículo publicado en la revista científica NCBI.

Foto | Harmony

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...