El riesgo de leucemia infantil se podría reducir con el ácido fólico

Según los resultados de una revisión de la documentación científica sobre la leucemia y el ácido fólico, los folatos en el embarazo tienen la capacidad de reducir en los futuros bebés el riesgo de que sufran enfermedades como la leucemia linfoblástica aguda y la leucemia mieloide aguda. Sin embargo, al tratarse de una revisión observacional, no se ha podido demostrar causalidad.

Leucemia y suplementos de ácido fólico

Según un análisis de la literatura científica existente realizado por expertos del Departamento de Biomedicina Experimental y Neurociencias Clínicas de la Universidad de Palermo (Italia) y el Instituto de Medio Ambiente, Salud y Sociedades de la Universidad de Brunel (Reino Unido), el consumo de ácido fólico antes y durante el embarazo, podría reducir el riesgo de leucemia infantil.

Los expertos comentan que el ácido fólico parece conferir cierta protección en la descendencia contra esta enfermedad, aunque es sobradamente conocido el hecho de que los suplementos de ácido fólico en el embarazo previenen los defectos del tubo neural, hasta el momento no se habían revisado a conciencia los recientes estudios que muestran que el ácido fólico tiene un efecto en la metilación del ADN (modificación de la función del ADN), la progresión del cáncer y su efecto preventivo.

Los investigadores han analizado además los estudios observacionales que asocian la ingesta de ácido fólico con la incidencia de la leucemia en los niños, con todos los datos recabados se ha identificado el papel que juega el ácido fólico en la metilación del ADN, su síntesis y la reparación que se realiza en el interior de las células. En opinión de los investigadores, una deficiencia de este suplemento puede alterar los procesos descritos que son muy importantes durante la fase de desarrollo fetal, si estos son alterados, son un factor de riesgo para sufrir diferentes enfermedades, incluida la leucemia.

La falta de folatos provoca daños en el material genético, lo que puede derivar en anomalías cromosómicas, una de las características presentes en muchos tipos de cáncer. En la revisión de la documentación científica realizada se ha determinado que el daño sufrido por el ADN resultante del bajo nivel de folatos, se produce en las mitocondrias y el núcleo celular, provocando inevitablemente múltiples mutaciones en el genoma, es decir, una inestabilidad genómica que es una característica en la progresión del cáncer.

La revisión mostró que el riesgo de leucemia linfoblástica aguda y leucemia mieloide aguda se redujo con la ingesta de ácido fólico. Por otro lado, algunos estudios sugieren que tomar este suplemento junto a complejos vitamínicos, proporciona otros beneficios quimioprotectores. Con respecto a los estudios observacionales citados, los expertos comentan que respaldaron los resultados obtenidos en la revisión realizada.

Claro, que estamos en las mismas, esta revisión es también observacional, por lo que no se ha podido confirmar la existencia de causalidad, pero parece evidente que se ha de sumar un nuevo beneficio al ácido fólico, su carácter preventivo frente al cáncer en la descendencia. En la revisión no se pudo determinar cuál era la dosis óptima, ya que un exceso de ácido fólico puede provocar otros problemas de salud, incluyendo la posibilidad de que desencadene otro tipo de condiciones precancerosas.

La investigación es interesante, pero parece evidente que será necesario realizar nuevos estudios y a ser posible que no sean observacionales para poder demostrar la existencia de la causalidad. Podéis conocer todos los detalles de esta revisión a través de este artículo publicado en la revista científica Genes & Nutrition.

Foto | freestocks.org

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...