El paracetamol en el embarazo se asocia a problemas de conducta y TDAH en la descendencia

Un nuevo estudio realizado en el Reino Unido concluye que el paracetamol en el embarazo se asocia a problemas de conducta y TDAH en la descendencia, resultados que se suman a otros que apuntan los problemas que causa en fármaco en la gestación. De todos modos, los investigadores consideran necesario realizar nuevos estudios para demostrar causalidad.

Problemas con el paracetamol durante la gestación

Durante varios años se ha hablado de los riesgos de la exposición prenatal al paracetamol, cada estudio realizado a aportado nuevos datos, por ejemplo, que provoca retraso en el lenguaje en la descendencia femenina, o un incremento del riesgo de que niños y niñas sufran TDAH (Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad). Hoy conocemos una nueva investigación realizada por expertos de la Universidad de Bristol (Reino Unido) en el que se concluye que el paracetamol en el embarazo se asocia a problemas de conducta y TDAH en la descendencia, por lo que se puede decir que es una confirmación del estudio antes citado.

Los investigadores han encontrado un vínculo entre las mujeres embarazadas que toman este fármaco y el riesgo de que la descendencia tenga problemas de conducta, hiperactividad y problemas emocionales. Esto es grave teniendo en cuenta (según los expertos) que el paracetamol es el analgésico más popular del mundo que se considera seguro en el embarazo, pero hay que apuntar que, como hemos comentado, cada vez aparecen más estudios centrados en este medicamento, que sugieren daños en el desarrollo de los futuros bebés, provocando que en el futuro puedan sufrir problemas de salud como la alergia, el asma o la infertilidad.

En el nuevo estudio participaron 14.000 niños con edades comprendidas entre los seis meses y los 11 años. Los expertos utilizaron un cuestionario y la información escolar del estudio ‘Niños de los 90′ de la Universidad de Bristol, también realizaron análisis para determinar el cociente intelectual, la capacidad de memoria, el comportamiento, etc. Los resultados obtenidos se compararon con los datos registrados sobre la frecuencia con la que sus madres habían tomado paracetamol entre las 18 y 32 semanas del embarazo.

Según los investigadores, se ha encontrado un “vinculo causal entre el fármaco y los problemas de comportamiento”, incluyendo TDAH. Se constató que los efectos eran más evidentes cuando los niños tenían alrededor de tres años, posteriormente decrecieron, cuando los niños habían terminado la escuela primaria. Otro resultado destacado es el hecho de que parece que los niños son más susceptibles que las niñas a los supuestos efectos conductuales que provoca el paracetamol tomado durante la gestación.

Como cabría esperar, los investigadores lanzan una advertencia a las mujeres gestantes para que tomen de forma limitada el fármaco y en las dosis más bajas posibles. El principal autor de la investigación comenta que los resultados obtenidos se suman a una lista de evidencias sobre los efectos negativos que causa el paracetamol durante el embarazo, lo que debería impulsar una investigación oficial de las agencias reguladoras. De todos modos, los expertos comentan que es necesario realizar más investigaciones para poder demostrar la existencia de causalidad, ya que este estudio se basa en encuestas y otras informaciones, y no se ha estudiado el mecanismo por el que el paracetamol causa los problemas de salud descritos.

De todos modos y a la vista de estos y otros resultados, no está de más aplicar el principio de precaución, a pesar de que en la actualidad el fármaco es considerado como seguro para el tratamiento del dolor leve o moderado durante el embarazo y la lactancia. Podéis conocer todos los detalles de la investigación a través de este artículo publicado en la página oficial de la Universidad de Bristol.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...