El número de casos de depresión postparto se ha multiplicado por siete en Estados Unidos

Según los resultados de una investigación del CDC, el número de casos de depresión postparto se ha multiplicado por siete en Estados Unidos durante los últimos años, pero es muy posible que las cifras sean más elevadas debido a algunos errores de procedimiento del estudio.

Depresión durante el embarazo y tras  el parto

Según una investigación realizada por expertos de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos (CDC), el número de casos de depresión postparto se ha multiplicado por siete en el país. La tasa de diagnósticos en mujeres hospitalizadas por el parto ha pasado de 4’1 a 28’7 casos por cada 1.000 pacientes. Hay que decir que esta investigación sólo ha determinado el incremento de casos, pero no se han analizado las causas del aumento.

El aumento de los casos de depresión postparto podría ser el resultado de un mejor reconocimiento y diagnóstico tras la detección y evaluación de esta forma de depresión. En términos generales, se cree que es importante que las mujeres sepan que este tipo de depresión se puede y se debe tratar, recordemos que esta investigación de 2017 revelaba que hasta un 21% de las mujeres guarda silencio sobre los síntomas de la depresión postparto, lo que nos llega a hacer pensar que los datos del estudio no son definitivos y podría ser mayor el número de casos.

Según los actuales datos, la depresión durante el embarazo y tras el parto afecta a un rango de entre el 8% y el 13% de las mujeres, cifra elevada que destacan los investigadores, ya que este problema se asocia con una mala nutrición, el consumo de alcohol y drogas, complicaciones obstétricas, partos prematuros, etc., además, puede afectar al desarrollo motor y a la salud mental y emocional de la descendencia. Parece ser que que, según el estado del país, existen diferencias significativas, así, la tasa más reducida de depresión postparto se localiza en Hawái y Nevada, donde la prevalencia es de 14 casos por cada 1.000, en cambio, en estados como Vermont, Minnesota, Oregón y Wisconsin, se contabilizaban 31 casos por cada 1.000 embarazos.

Los expertos comentan que en 2015, la tasa de diagnóstico de depresión en el embarazo y tras el parto fue más elevada entre las madres de raza blanca, las madres a partir de 35 años de edad y mujeres con una cobertura de salud de programas como Medicaid, programa de seguros de salud del Gobierno de Estados Unidos para la gente necesitada. Se puede decir que estos resultados reflejan las diferencias socioeconómicas de las mujeres y los sesgos en proveedores de salud.

Los investigadores explican que las mujeres de diferentes orígenes étnicos, socioeconómicos o generacionales pueden describir o experimentar los síntomas de la depresión de un modo diferente, por lo que los profesionales de salud que evalúen la depresión deben tener esta cuestión en cuenta. Algunos expertos comentan que los resultados se han de tener en cuenta con precaución, ya que los médicos que han evaluado a las mujeres en este estudio podrían haber estado inclinados a pensar que las mujeres blancas o las mujeres mayores de 35 años tienen más posibilidades de sufrir depresión, por lo que se obvian datos de mujeres con características diferentes.

Se considera que el estudio ha subestimado el número de mujeres que sufren depresión tras del parto, esto se debe a la falta de datos de algunos estados del país. En definitiva, que el estudio no se ha diseñado correctamente y a juzgar por los procedimientos y los resultados, la prevalencia de la depresión podría ser mucho mayor de lo que reflejan las cifras.

Los investigadores advierten que los cambios de humor leves son normales durante el embarazo y poco después del parto, pero los cambios de humor que persisten más de uno o dos días, interfieren en las actividades y relaciones diarias. Por tanto, es interesante que todas las mujeres se sometan a una prueba de detección de depresión durante el embarazo, recibiendo tratamiento aquellas que lo necesiten.

Podéis conocer todos los detalles de la investigación a través de este artículo publicado en la revista médica Obstetrics & Gynecology.

Foto | Vivarin

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...