El Labio leporino está asociado al consumo de alcohol

Paladar hendido

Según una nueva investigación realizada por investigadores del Instituto Nacional de Ciencias de Salud Ambiental de Durham (Estados Unidos), el labio leporino está asociado al consumo de alcohol. Al parecer, existe un mayor riesgo de dar a luz un bebé con labio leporino si la madre ha consumido alcohol en exceso durante los tres primeros meses de embarazo.

El labio leporino es una malformación congénita que afecta a uno de cada 750 bebés, como su nombre indica, se caracteriza principalmente por ser una malformación que afecta al labio del bebé y las causas de ello pueden ser variadas, un fármaco administrado a la madre durante el embarazo, herencia genética o como ahora sabemos, el consumo de alcohol.

Recordemos que abusar del alcohol también puede provocar la aparición del Síndrome alcohólico fetal (SAF), y esta nueva investigación nos proporciona otro motivo más para evitar el alcohol durante el embarazo.

Para llegar a esta conclusión los investigadores estudiaron los expedientes de los bebés noruegos que presentaban problemas bucales entre los años 1996 y 2001. En total se estudiaron 377 bebés que sufrían labio leporino en ambas formas, con o sin paladar hendido. El paladar hendido es un defecto en las estructuras que forman la bóveda de la boca y se caracteriza especialmente por una apertura localizada en el paladar superior, paladar hendido y labio leporino pueden conjugarse o aparecer por separado. También se tomaron los datos de 196 bebés que presentaban solamente paladar hendido y 763 niños completamente sanos.

Se realizó un cuestionario a todas las madres sujetas al estudio sobre la cantidad de alcohol que habían tomado durante su embarazo y concretamente durante los tres primeros meses de gestación. Los datos obtenidos mostraban que las mamás que habían tomado más alcohol (cinco copas en una sola ocasión) aumentaban hasta el doble las posibilidades de que sus hijos sufrieran una de las dos malformaciones, labio leporino o paladar hendido.

En las mujeres embarazadas que tomaron la cantidad de alcohol señalada al menos en tres ocasiones, las posibilidades llegaban a triplicarse. La conclusión de los investigadores es bastante obvia, la solución es evitar totalmente el consumo de alcohol durante el embarazo y cualquier vicio que de algún modo pueda afectar a la salud del bebé, como puede ser el tabaco.

Más información | Wikipedia
Más información | American Journal of Epidemiology
Foto | Kirill Zdorov

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...