El estrés prenatal pone en riesgo al bebé

3286961399_48ed8afd29

El cuidado del bebé no comienza en el momento en que llega a este mundo, sino, aparentemente, desde mucho antes, inclusive desde el principio de la gestación, cuando la madre apenas descubre que esta esperando un hijo.

El trato del bebé desde el vientre materno es algo conocido, ya que se sabe que el niño percibe desde el interior de su madre las sensaciones que le vienen del mundo externo, pero lo cierto es que un reciente estudio ha revelado las consecuencias negativas que pueden ocasionar al niño inconvenientes en el futuro y que tienen que ver con el primer periodo de embarazo.

Muchas mamás, al enterarse de su estado, pasan por diversas etapas debido a diversos factores, ya sea la edad, la condición económica, la situación sentimental o el momento personal por el que están pasando, o el simple nerviosismo de convertirse en madre, sufren grandes periodos de estrés que podrían afectar de manera directa y automática al feto.

El estrés prenatal pone en riesgo al bebé cuando el embarazo ya se ha completado, y cabe la posibilidad de que, en el momento de dar a luz, las madres reciban un bebé muy prematuro o con bajo peso, sabiendo que estos dos factores son unas de las causas principales de muerte infantil en el tercer mundo.

Según el análisis de los profesionales a cargo del estudio, la clave estaría en el momento en el que se registró el estrés durante el embarazo. El equipo médico registró que el hallazgo es modesto pero significativo, ya que los riesgos de tener bebés prematuros se duplicaron en las participantes que fueron expuestas a experiencias estresantes en el primer y segundo trimestre de embarazo, correspondientes al periodo entre la semana 1 y la semana 12, y la semana 13 y la semana 24 del embarazo.

El estudio que reveló que el estrés prenatal pone en riesgo al bebé estuvo a cargo de un equipo de la Universidad Médica Anhui, dirigido por el doctor Peng Zhu que realizo un análisis sobre un total de 1800 mujeres embarazadas durante el año 2008 en un hospital, que respondieron sobre su situación emocional, económica, sentimental y vivencias traumáticas.

Al concluir las gestaciones, se registraron 96 partos prematuros (5,3%) y 55 bebés con bajo peso en el momento de nacer (el 3,1%), demostrando que aquellas mujeres que habían admitido haber estado bajo situaciones de estrés en el periodo de embarazo dieron al mundo bebés con inconvenientes. Esto permitió, además, desarrollar una lista de experiencias potencialmente estresantes que las mujeres pueden vivir durante su embarazo, dando como resultado que el riesgo era mayor cuanto más temprano había sido el episodio.

El parto prematuro fue más común en las mujeres que habían sufrido estrés en el primer y segundo trimestre de gestación, pero no en el tercero. Los bebés que nacieron con bajo peso recibieron estrés desde el vientre materno en el primer trimestre de embarazo, en lugar de en el segundo o el tercero.

Si bien los resultados no permiten modificar las técnicas ni atenciones de las madres que dan a luz, advierten que muchas madres deben recibir mayor contención y, desde el propio hogar, darse cuenta de que no pueden verse expuestas a situaciones de gran estrés por el bien de su bebé.

Vía | Infobae
Foto | Davhor de Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...