El embarazo puede aumentar un talle de calzado en las mujeres

Un reciente estudio ha determinado que es muy probable que las mujeres necesiten un talle más de calzado tras su primer embarazo.

Prácticamente todas las mujeres coinciden en manifestar lo mucho que sufren los pies durante un embarazo, todo tipo de molestias, dolores, hinchazón y el roce del calzado afecta a esta zona tan delicada del cuerpo, en uso constante a diario. La gran mayoría de las mujeres en estas condiciones que ve obligada a comprar calzado más grande, un talle más promete mayor comodidad, sobre todo durante los últimos meses de gestación.

Un nuevo estidio ha determinado que en muchos casos las mamás pueden volver a su talle original unos meses luego del parto, en muchas otras en cambio esto no ocurre, dado que el cambio se vuelve permanente, lo que confirma la teoría de que el embarazo puede aumentar el talle del calzado de la mujer.

Los datos determinaron que hasta un 70% de las mujeres vieron que sus pies se volvieron más anchos y largos luego de su primer embarazo, algo que genera preocupación en algunas pero que para otras pasa inadvertido, según confirman los investigadores dirigidos por Neil Segal, de la Universidad de Iowa, en los Estados Unidos.

El descubrimiento determina que la longitud de los pies puede aumentar entre 2 y 10 mm luego del primer parto, algo que equivale a medio talle de aumento en el calzado, convencionalmente. Esto ocurre, aparentemente debido al factor clave que de por si permite a la mujer albergar dentro de si un ser vivo en pleno desarrollo, se trata del diferente grupo de hormonas que permiten que las conexiones óseas y los ligamentos del cuerpo se vuelvan más flexibles y laxas, algo que también afecta al puente del pie, lo que puede ser permanente.

Para saber esto se realizaron investigaciones sobre un grupo de 49 mujeres embarazadas, a cada una de ellas se les midió los pies en el primer trimestre de su embarazo y luego, unos cinco meses después de haber dado a luz a sus bebés.

Los expertos indicaron que los cambios en los pies fueron palpables y consistentes en un alto porcentajes de las mujeres que participaron del estudio, pero solamente si se trataba de su primer embarazo, en los posteriores no se registraba un cambio ni en el ancho ni en el largo de los pies.

Cabe destacar que se ha indicado mientras no haya dolores o molestias en la planta del pie que deban ser revisadas por un médico, no hay inconvenientes en esto, ya que necesitar un talle más de calzado tras el primer hijo no supone un problema real y que las mujeres no deben preocuparse por este cambio ya que no tiene por qué tener trascendencia alguna ya que se trata del proceso natural de convertirse en madre al fin y al cabo.

Vía | El Mundo
Foto | Nina Matthews Photography

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...