El consumo de alcohol del hombre antes de la concepción de un hijo se asocia a la enfermedad cardíaca congénita

Una investigación muestra la relación que existe entre el consumo de alcohol paterno antes de la concepción y el riesgo de que la descendencia sufra una enfermedad cardíaca congénita. Los resultados no parecen dejar lugar a dudas, los hombres no deben beber alcohol si tienen planes para concebir un bebé.

Enfermedad cardíaca congénita

En varias ocasiones hemos hablado sobre los riesgos de consumir alcohol durante el embarazo, incrementa el riesgo de tener un bebé con bajo peso, el bebé sufre cambios en su estructura neuronal, tiene mayor riesgo de sufrir Síndrome Alcohólico Fetal (SAF), aumenta del riesgo de que el bebé padezca una enfermedad cardíaca congénita, problemas de fertilidad en el futuro, y así un largo etcétera, de ahí que se recomiende no tomar nada de alcohol durante el embarazo.

El caso es que la mayor parte de los estudios se han centrado en las mujeres y poco se ha estudiado la influencia del consumo de alcohol del padre en el futuro bebé, además, se había descartado que tomar alcohol antes de la concepción pudiera influir en la descendencia. Pues bien, un estudio realizado por expertos de la Escuela de Salud Pública de Xiangya (China), ha descubierto que el consumo de alcohol del hombre antes de la concepción, se asocia a la enfermedad cardíaca congénita en la descendencia.

El descubrimiento ha sorprendido a los investigadores, según los resultados del metaanálisis realizado, beber alcohol tres meses antes de la concepción se asocia con un aumento del 44% de las probabilidades de que el futuro bebé sufra una enfermedad cardíaca congénita. Si el consumo es excesivo, definido como tomar cinco o más bebidas alcohólicas por día, aumentaba esta probabilidad hasta un 52%. Por tanto, a raíz de estos datos, los investigadores recomiendan a las parejas que buscan concebir un bebé, que no consuman nada de alcohol, a fin de mejorar la salud y protección de la descendencia frente a problemas como la enfermedad cardíaca congénita.

Para los expertos resulta un comportamiento peligroso y de alto riesgo que los padres consuman alcohol antes de concebir un bebé. A los padres se les recomienda que al menos seis meses antes de concebir, eviten el alcohol, en el caso de las futuras madres, la recomendación es la tolerancia cero con el alcohol un año antes de la concepción. Los expertos recuerdan que las cardiopatías congénitas son los defectos congénitos más habituales, con una incidencia de 1’35 millones de bebés afectados cada año en el mundo. Se trata de una condición que puede aumentar el riesgo de sufrir una enfermedad cardiovascular en el futuro, incluso después de un tratamiento quirúrgico, siendo, además, la principal causa de muerte perinatal.

Merece la pena destacar que alrededor de uno de cada cuatro niños con Síndrome Alcohólico Fetal, tiene una cardiopatía congénita, lo que delata la implicación del alcohol en la enfermedad cardíaca congénita. Sobre el metaanálisis, hay que decir que los investigadores recabaron datos de 55 estudios publicados entre 1991 y 2019, que implicaban a casi 42.000 bebés con cardiopatía congénita y 300.000 que no sufrían el problema, los resultados del análisis mostraron una relación entre el consumo parental de alcohol y las enfermedades cardíacas congénitas.

Obviamente, se trata de un estudio observacional y no se ha diseñado para demostrar causalidad, los datos tampoco se pueden utilizar para determinar un límite seguro del consumo de alcohol en los padres, pero sí abren nuevas vías de investigación para profundizar en la relación y entender el funcionamiento del mecanismo. Podéis conocer todos los datos de la investigación a través de este artículo publicado en la revista científica European Journal of Preventive Cardiology.

Foto | kit4na

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...