El alcohol durante el embarazo provoca cambios neuronales indetectables en los bebés

Según los resultados de una investigación realizada por expertos de la Universidad Pompeu Fabra, el alcohol tomado de forma esporádica durante el embarazo y de forma abusiva, por ejemplo en un botellón, provoca cambios neuronales indetectables en los bebés que se aprecian en la infancia y en edad adulta.

Riesgos por consumir alcohol en el embarazo

Sobre los riesgos del consumo de alcohol durante el embarazo ya hemos hablado en varias ocasiones, provoca en los futuros bebés diferentes malformaciones y alteraciones, siendo la principal recomendación de los expertos que se muestre una tolerancia cero ante el las bebidas alcohólicas en periodo de gestación, ya que es el único camino para garantizar un embarazo saludable y un buen estado de salud del futuro bebé.

Al conjunto de problemas que provoca el alcohol en los fetos se denomina desórdenes del espectro alcohólico fetal o FASD, en este término se incluyen diversas anomalías físicas, cognitivas y del comportamiento que se mantienen en estado adulto. Los expertos comentan que esta es la causa de la mayoría de los trastornos del neurodesarrollo que puede afectar hasta un 5% de la población europea. Se sabe lo que provoca un consumo regular de alcohol durante el embarazo, pero ¿qué sucede cuando el consumo es muy esporádico pero abusivo, como por ejemplo un día de botellón?

Este ha sido el cometido del estudio realizado por expertos de la Universidad Pompeu Fabra, los resultados obtenidos muestran que un episodio de botellón puede causar alteraciones significativas del comportamiento en los bebés, que se mantendrán hasta que alcancen la edad adulta. Los investigadores explican que el alcohol durante el embarazo provoca cambios neuronales indetectables en los bebés, las neuronas cerebrales sufren alteraciones, pero no aparecen signos de malformaciones u otros problemas que delaten las consecuencias del consumo de alcohol.

Por tanto, se considera que se trata de un trastorno que resulta invisible en el momento del nacimiento y que sólo se podrá apreciar a medida que el pequeño se desarrolle. Los investigadores explican que el alcohol interrumpe el desarrollo del sistema nervioso central del futuro bebé, causando problemas en la función cognitiva y conductual a largo plazo, por otro lado, provoca la activación exacerbada del sistema inmunitario responsable de proteger la función neuronal, lo que agrava el daño cerebral causando neurodegeneración en la adolescencia y en estado adulto, afectando al aprendizaje, la memoria y el comportamiento.

Los expertos explican que han detectado el incremento de determinados factores que favorecen la inflamación del cerebro de las crías de roedores de laboratorio, que han sido afectadas por un consumo esporádico de alcohol, esto provoca que el sistema inmunitario ataque a la mielina que rodea los nervios y que favorece el tránsito de los impulsos eléctricos, como resultado, la conexión y transmisión de la información entre neuronas se vuelve deficiente.

Los investigadores no saben si estas disfunciones neuroconductuales se relacionan con la neuroinflamación o las alteraciones de la mielina, pero parece que está claro que los antinflamatorios podrían formar parte de un tratamiento para prevenir el daño cerebral causado por el consumo de alcohol durante el embarazo. Aunque la investigación se ha desarrollado con un modelo animal, los resultados se pueden trasladar a los seres humanos, como han comentado muchos investigadores, lo mejor es adoptar una postura de tolerancia cero ante el alcohol, no se debe tomar ni una sola copa, ya que se desconoce en qué grado podría afectar al futuro bebé.

Podéis conocer todos los detalles de la investigación a través de este artículo publicado en la página de la Universidad Pompeu Fabra y a través de este artículo publicado en la revista científica Neuropharmacology.

Foto | Davhor

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...