El alcohol durante el embarazo afecta el cerebro del feto

Beber durante el embarazo es otra de las cosas que no deben hacerse, ya que junto con el tabaquismo materno, es una de las prácticas más peligrosas ya que puede afectar de mil maneras al feto en desarrollo, por ejemplo en las funciones cerebrales del pequeño por nacer según informa un reciente estudio sobre el asunto.

El alcohol durante el embarazo puede generar daños en el tejido cerebral del bebé o generar todo tipo de trastornos neurológicos ya que los fetos expuestos a las bebidas alcohólicas desde el vientre materno tendrán cambios tanto en la estructura cerebral como en el metabolismo, algo que se puede evidenciar mediantes diversas técnicas de imagen, confirma la investigación se se ha presentado en el marco de la reunión anual de la Sociedad Radiológica de Norteamérica.

Las mujeres embarazadas que consumen alcohol puede dañar a sus hijos tanto en su desarrollo mental como en el físico generando algo conocido como el síndrome de alcoholismo fetal, que tiene una incidencia equivalente de 0,2 a 1,5 por cada 1.000 nacidos vivos en las cifras que manejar el Centro estadounidense para el Control y Prevención de Enfermedades.

Para la investigación se analizaron los casos de unos 200 niños que estuvieron expuestos al alcohol durante su gestación fetal, sumados a otros 30 niños que habían nacidos de madres que no habían bebidos ninguna clase de alcohol durante su embarazo ni durante el proceso de lactancia. Lo que se buscó fue evaluar en cada caso el tamaño y al forma del cuerpo calloso y el haz de fibras nerviosas cerebrales que forman el enlace de comunicación principal que existe entre ambas mitades del cerebro y para eso realizaron resonancias magnéticas en los niños estudiados.

Los resultados mostraron que los niños expuestos al alcohol desde su gestación presentaban un adelgazamiento sumamente significativo en el cuerpo calloso del cerebro, comparados a los niños que no habían sido afectados por el alcohol. El presidente del Departamento de Radiología de la Universidad Jagiellonian en Cracovia, Polonia, el doctor Andrzej Urbanik, indica:

“Estos cambios están fuertemente asociados con problemas psicológicos en los niños”.

Se utilizaron imágenes ponderadas en difusión, proceso conocido como DWI para estudiar a fondo seis áreas principales del sistema nervioso central de los niños, que actúan con difusión de agua y se considera un medio más sensible que las resonancias magnéticas de uso tradicional a la hora de detectar anormalidades en los tejidos. Como resultado, los niños del grupo de madres alcohólicas mostraron un aumento importante en la difusión de DWI, comparados a los niños del grupo control, lo que claramente indica daños en el tejido cerebral o trastornos neurológicos.

“En cada caso, encontramos un alto grado de cambios metabólicos que son específicos para determinados lugares dentro del cerebro”.

Vía |  ABC
Foto  | CubaGallery

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...