El ácido fólico en el embarazo reduce el riesgo de depresión postparto

Los resultados de un estudio determinan que el consumo de ácido fólico durante al menos seis meses del embrazo, reduce el riesgo de sufrir depresión postparto entre seis y doce semanas después de dar a luz. Se sabe que el ácido fólico tiene efectos antidepresivos desde hace tiempo, esta investigación no hace más que ratificar esos efectos.

Reducir el riesgo de depresión postparto

Ya hace tiempo que se sabe que el ácido fólico tiene efectos antidepresivos y que su carencia durante el embarazo, además de suponer un riesgo para el desarrollo del bebé, favorece los trastornos psíquicos como, por ejemplo, la esquizofrenia o la demencia, pero especialmente la depresión.

Hoy conocemos una nueva investigación sobre este tema realizada por expertos de la Universidad de Medicina de Tianjin (China), en la que se concluye que el ácido fólico en el embarazo reduce el riesgo de depresión postparto, pero tomándolo como mínimo durante seis meses para que se produzca este efecto.

En la investigación participaron 1.592 mujeres embarazadas que fueron reclutadas entre el año 2015 y el presente año, futuras mamás que dieron a luz entre 6 y 12 semanas antes de ser evaluadas. Los expertos recopilaron datos sobre el estilo de vida, las características sociodemográficas, los antecedentes obstétricos y el tiempo que tomaron la suplementación de ácido fólico.

Tras analizar los datos, observaron que 803 mujeres habían tomado el suplemento un máximo de tres meses durante la gestación, 146 lo tomaron en un periodo de entre cuatro y seis meses, y 643 lo tomaron al menos durante seis meses. Sobre los datos de la prevalencia a nivel general de la depresión postparto, se constató que el 29’4% de las participantes del estudio la sufrieron, sin embargo, segmentando por los grupos y el tiempo que tomaron el suplemento, se constató que el riesgo de sufrir el trastorno era inferior entre las mujeres que tomaron ácido fólico durante seis meses.

Tras eliminar factores que pueden influir en la depresión postparto como el estado socioeconómico, los factores ambientales, el apoyo social y familiar, el tipo de alimentación o la situación hormonal entre otros, se consideró que la suplementación del ácido fólico durante al menos seis meses redujo el riesgo independientemente de los factores mencionados. Los expertos apuntan que existe un posible sesgo, ya que los datos sobre el consumo del suplemento deberían haber sido recopilados desde un primer momento y garantizando el tiempo que se tomaron.

Otro error fue no haber tenido en cuenta los niveles séricos y dietéticos del ácido fólico y centrarse exclusivamente en los suplementos tomados. Sin embargo, se aprecia una clara relación entre la suplementación y la disminución del riesgo de sufrir depresión postparto entre seis y doce semanas tras el parto. En este sentido, también habría sido interesante realizar un seguimiento más amplio, ya que la depresión puede aparecer mucho después.

Parece evidente que se diseñarán nuevos estudios para eliminar los sesgos y ratificar los efectos antidepresivos del folato. Podéis conocer todos los detalles del estudio a través de este artículo publicado en la revista científica Nutrients.

Foto | edgarholguin

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...