Ejercicios Kegel, refuerzo muscular en el embarazo

ejercicio embarazo

Durante el embarazo es muy recomendable desarrollar actividades físicas que redunden en el beneficio tanto de la madre como del futuro bebé.  Los ejercicios Kegel son una de esas prácticas y, adicionalmente, volverán a ser útiles en etapas más avanzadas de nuestras vida, por lo que conviene tenerlos presentes y realizarlos siempre que se pueda, específicamente durante el embarazo.

Kegel y el embarazo

Si bien es cierto que los músculos del abdomen, la vejiga y la pelvis se debilitan por muchas razones, una de ellas es durante el embarazo. La presión ejercida sobre la pelvis provoca una relajación de la musculatura de la zona que, posteriormente, se agravará tras el parto. Este tipo de flacidez muscular provoca incontinencia urinaria y problemas sexuales, entre otras complicaciones. Por eso, los ejercicios Kegel sirven como refuerzo muscular en el embarazo.

¿En qué consisten los ejercicios Kegel?

Arnold Kegel fue el autor de estos ejercicios, destinados a las mujeres que sufrían de incontinencia urinaria. Estos ejercicios se planificaron y diseñaron buscando el fortalecimiento de la pelvis. Mediante la contracción y relajación de los músculos de la pelvis se ayuda a mejorar e incluso eliminar un 90% de los casos de incontinencia urinaria.

El músculo Pubococcígeo es el principal músculo de la zona pelviana que se ejercita con estos ejercicios. Primero, debe identificarse cuál es este músculo y ello se logra “cortando el flujo de orina”. De esta manera se sabe cuál es el músculo que debe trabajar.

¿Con qué objetivos se realizan los ejercicios Kegel?

Los ejercicios Kegel como refuerzo muscular en el embarazo nos ayudarán además a:

  • Mejorar la circulación de la zona pélvica
  • Restaurar la musculatura después de un parto
  • Otorgar mayor control muscular y, por ende, mayor conciencia sexual
  • Curar la incontinencia urinaria

¿Cómo se realizan los ejercicios Kegel?

Como regla general, se recomienda la realización de estos ejercicios en todas las etapas de nuestra vida, sin embargo, es especialmente interesante emplear los ejercicios Kegel como refuerzo muscular en el embarazo, para, posteriormente, pasar a incluir esta práctica en nuestra rutina diaria.

Basta con cinco minutos diarios en los que, a través de movimientos contantes de contracción y relajación de la pelvis, se fortalece la musculatura de la zona y se previenen complicaciones.

Además, la realización diaria de los ejercicios Kegel a partir del segundo trimestre de embarazo minimiza el riesgo de sufrir desgarros llegado el momento del parto.

Rutina de ejercicios Kegel

  • Slow Kegel: Contraer el músculo pélvico como cuando se interrumpe el flujo de orina y contar hasta 3. Relajar y repetir 10 veces.
  • Fast Kegel: Contraer y relajar rápidamente (tanto como le sea posible) 20 veces. Descansar y repetir 4 ó 5 veces.

Es recomendable repetir toda la rutina entre 3 y 5 veces al día. Si estás embarazada y ante cualquier duda que puedas tener, no dudes en consultar con tu ginecólogo, quien podrá aclararte cualquier aspecto de esta batería de ejercicios y sus beneficios durante el embarazo.

La constancia es fundamental para tener resultados espectaculares en un plazo de tiempo no superior a los dos meses, mantener regularmente una rutina de ejercicios Kegel es una actividad sin riesgo que te reportará beneficios para siempre.

Foto | Diluvi

Fuente | NIG

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...