Ejercicios Kegel

ejercicios de kegel

Los ejercicios de Kegel o de contracción del músculo pubocoxigeo sirven para fortalecer los músculos pélvicos y así evitar la incontinencia urinaria, facilitar la tarea del parto, o mejorar las relaciones sexuales.

Estos ejercicios fueron ideados por el doctor Arnold Kegel, en la década de 1940 para evitar la incontinencia urinaria tras el parto, aunque hoy en día sirven para cualquier caso de incontinencia urinaria y su artículo fue publicado en 1948.

Los ejercicios kegel consisten en relajar y contraer los músculos del suelo pélvico, en repetidas ocasiones para conseguir fuerza y firmeza. En el hombre este músculo estimula la próstata y en la mujer el útero.

Realizar estos ejercicios kegel, durante y después del embarazo, es algo que te ayudara a evitar la incontinencia por el peso del bebé en el útero, producirá menos desgarros de parto, incrementa la circulación sanguínea en la zona rectal (ayudando a curar más rápidamente, evitar hemorroides, etc. ), y evita la salida del útero, vejiga y otros órganos de la zona después de tener al bebé. También incrementa la tonificación de los músculos vaginales acelerando la posibilidad de mantener relaciones sexuales tras el parto.

No solo son buenos los ejercicios kegel para las mujeres embarazadas, sino también para las mujeres que sufren la menopausia ya que ayuda a evitar esa pérdida de elasticidad del músculo debida a los cambios hormonales. También pueden practicar otros ejercicios como la esferodinamia o la danza del vientre.

Para realizar los ejercicios Kegel, la manera más fácil de reconocer el músculo es a la hora de orinar interrumpiendo la micción repetidamente, con las piernas abiertas y sin moverlas. Si puedes hacerlo es que tienes los músculos fuertes. Esta prueba es sólo para reconocer el músculo no para practicarla constantemente ya que podría provocar infección de orina. No hay que contraer los músculos de las nalgas, caderas ni abdomen.

Un ejercicio kegel consiste en introducir un dedo limpio en la vagina y apretar el músculo, se comienza con unas cincuenta veces al día hasta ampliarlo a unas 300 veces. A medida que el músculo se tonifica la fuerza será mayor. En algunos casos se puede acudir a expertos que utilizan corrientes eléctricas de bajo voltaje por medio de una sonda durante veinte minutos cada uno o cuatro días.

Otros ejercicios kegel para hacer son tumbarse en el suelo con las rodillas dobladas y los pies cara a cara, mantener los músculos del estómago y la vagina relajados, intentar contraer los músculos vaginales sin apretar las nalgas, contraer lentamente contando hasta diez, se mantienen contraídos contando hasta diez y después se van relajando. El ejercicio kegel debe realizarse durante diez minutos.

Otro ejercicio kegel es tumbarse en el suelo con las rodillas flexionadas, y la espalda totalmente pegada al suelo e intentar flexionar y relajar el músculo lo más rápido que se pueda hasta cansarse o durante dos o tres minutos.

Hay diversos ejercicios kegel más, lo importante es fortalecer la zona para mejorar la salud de nuestro cuerpo, no se deben notar molestias ni en el abdomen ni en la espalda si no indicaría que se están haciendo mal. Practicarlos día a día ayudara a tener una mayor fortaleza y mejor salud.

Vía | crianzanatural.com
Más información | Wikipedia
Foto | anna

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...