Ejercicios de kegel para reforzar el suelo pélvico

Los ejercicios de Kegel se suelen recomendar cuando el suelo pélvico de la mujer pierde consistencia. Es necesario mantener el vigor de esos músculos pélvicos para evitar incontinencias, problemas en las relaciones sexuales o incluso el prolapso de útero, es decir, que la matriz caiga de su sitio.

El suelo pélvico de la mujer ya sea por el paso de los años (menopausia), por embarazo, por tener un parto complicado, por llevar habitualmente exceso de peso, tos crónica, estreñimiento, obesidad o incluso por causas hereditarias, puede perder su consistencia. Este problema de debilitamiento muscular en la base pélvica puede derivar en varios problemas: incontinencia urinaria, problemas sexuales o lo que es un caso un poco más grave dependiendo del grado en el que se encuentre: podemos tener un prolapso uterino, es decir un deslizamiento de la matriz  (útero) hacia la vagina.

Para realizar loe ejercicios de Kegel solo necesitas un poco de relax.

Este caso es grave dependiendo de hasta donde se haya deslizado la matriz, o sea según el grado del prolapso uterino, ya que en los casos más graves puede incluso llegar a salir con lo cual posiblemente requiera de intervención quirúrgica. Es por este motivo por el que si notamos que tenemos cierta incontinencia o molestias en las relaciones sexuales o tenemos algunos síntomas que no son del todo normales, como exceso de flujo, o notamos que hay algo más bajo de lo normal en la vagina o molestias fuera de lo normal, debemos acudir al ginecólogo o comadrona para que puedan diagnosticar cuál es el motivo de esas molestias.

Si el diagnostico demuestra que tenemos el suelo pélvico debilitado lo primero que nos van a recomendar es realizar una serie de ejercicios para reforzar esa musculatura. Habitualmente te recomiendan los ejercicios de Kegel, aunque también pueden recomendarte bolas chinas dedicadas especialmente para reforzar el suelo pélvico. Aunque en este caso hablaremos de los ejercicios de Kegel ya que van destinados directamente a estimular la musculatura pélvica para conseguir reforzar los músculos y evitar los molestos síntomas.

Los ejercicios de Kegel se pueden hacer en cualquier momento del día, solo necesitamos estar relajadas y algo concentradas. Y lo que es más importante, hacerlo diariamente y con continuidad, porque si no sirve de poco el esfuerzo. Así pues, para iniciar los ejercicios lo primero que debemos hacer es limpiar la vejiga (vaciarla) y sentarnos o estirarnos en posición cómoda:

  • Debemos empezar contrayendo la vagina durante tres segundos y relajarla. Este ejercicio se debe repetir al menos diez veces seguidas.
  • Posteriormente debemos contraer la vagina y relajarla 25 veces seguidas.
  • Para el tercer ejercicio serían muy prácticas las bolas chinas, ya que se tiene que intentar sujetar la vagina, es decir como si sujetaras algo durante tres segundos, también debe de repetirse al menos diez veces.
  • Por último, debemos realizar movimientos con la vagina, siempre repitiendo el ejercicio diez veces seguidas. Aquí la imaginación juega un papel importante, porque puedes imaginar que la vagina coge con fuerza algo y lo retiene para luego soltarlo o que acaricia algo de manera que sin darnos mucha cuenta estaremos haciendo gimnasia con los músculos internos. No hace falta decir que en estos ejercicios nos puede ayudar, y mucho, nuestra pareja.

A medida que vamos experimentando con la vagina notaremos que tenemos un mayor control sobre los músculos pélvicos, con lo cual, los ejercicios deben hacerse cada vez durante más tiempo, hasta llegar por lo menos a los diez minutos. Es importante el control y notar que podemos contraer y relajar la musculatura y notar que hacemos la fuerza suficiente. Ante cualquier duda debes consultar con tu comadrona.

Fuente | MedlinePlus

Foto | erix! en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...