Dormir bien en el embarazo

Descanso en el embarazo

Dormir bien en el embarazo es fundamental para encontrarse bien y afrontar el día con más energía, sin embargo, casi todas las mujeres embarazadas suelen tener problemas para dormir bien en algún momento de la gestación, les cuesta dormir, se despiertan con frecuencia y después resulta muy difícil volver a coger el sueño, etc. Son muchas las causas que provocan el no poder dormir bien en el embarazo, el dolor de espalda, las abundantes ganas de orinar, las náuseas, los calambres en las piernas o la propia hormona progesterona que provoca la fatigas durante el día, también puede incidir en el sueño nocturno alterando su ciclo.

Para dormir bien en el embarazo hay algunos consejos que pueden resultar efectivos y que contribuirán a mejorar el descanso nocturno. El embarazo y el estrés no son compatibles, las situaciones que provocan estrés o ansiedad deben ser evitadas, algunas técnicas de relajación contribuyen a ello. Basta con cerrar los ojos y hacer volar la imaginación situándose en un lugar tranquilo y sereno, intentando evadir la mente de esas situaciones estresantes. Otra fórmula que contribuye a la relajación es tomar un baño o una ducha antes de acostarse, dormir resultará mucho más placentero.

Dormir con las piernas un poco levantadas sobre un cojín grande y la cabeza apoyada sobre dos almohadas contribuye a reducir las molestias de la acidez o la falta de aliento como consecuencia del estado avanzado del embarazo. Hablando de la postura más adecuada en la cama, hay que evitar dormir boca arriba, ya que se colocaría peso sobre la espalda y sobre la vena cava inferior entorpeciendo la circulación y el descanso nocturno.

Además hay que añadir que dormir boca arriba agrava el dolor de espalda y los problemas digestivos asociados al embarazo como puede ser la acidez. Siempre hay que procurar dormir de lado y especialmente del lado izquierdo, ya que es la posición que favorece la circulación sanguínea, algo fundamental durante el embarazo.

También es recomendable no acostarse tarde, incluso irse a dormir un poco antes de lo que se acostumbraba habitualmente para intentar aprovechar el mayor número de horas de sueño y compensar los despertares fruto de las ganas de orinar o de otras molestias. Si durante el día hace acto de presencia el sueño, es preferible dormir y no quedarse despierta pensando que así se dormirá mejor por la noche, podría suceder lo contrario, ni se dormiría de día ni de noche. Dormir la siesta reduce los efectos de no poder dormir bien por la noche, la fatiga y el cansancio pueden reducirse con una siesta reparadora.

El ejercicio físico moderado, siempre y cuando los especialistas médicos no lo hayan desaconsejado, es beneficioso, caminar o practicar algunos métodos de trabajo físico suave como el que se realiza con la esferodinamia, ayudarán a descansar por la noche y a reducir el riesgo de padecer depresión.

Tampoco es recomendable recurrir a la medicación para poder dormir, ni somníferos ni ningún tipo de medicamento que no haya sido recomendado por los especialistas, hay que tener en cuenta que estos podrían afectar al futuro bebé truncando incluso su adecuado desarrollo. Otro punto que mejora el sueño es poder descansar en una habitación confortable con una temperatura ambiental adecuada.

El consejo más importante para dormir bien durante el embarazo es consultar al especialista, él te facilitará otras opciones además de las que hemos mencionado, quizá las causas que provocan sufrir de insomnio sean otras y el médico te podrá proporcionar la solución más acertada.

Más información | Kids Healt
Foto: Friday

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...