Dieta Mediterránea para prevenir la espina bífida

Ácido fólico

Un estudio realizado por investigadores holandeses concluye que es efectivo disfrutar de la Dieta Mediterránea para prevenir la espina bífida, algo que posiblemente no sorprenderá a los lectores, sobre todo a los que conocen las grandes bondades que ofrece esta dieta.

La espina bífida es una malformación congénita del tubo neural, una estructura con forma cilíndrica que aparece en el feto a la tercera semana de gestación y donde se origina el sistema nervioso central. La malformación se caracteriza por la desprotección ósea de la médula espinal, es decir, los arcos vertebrales no se fusionan correctamente durante la gestación.

Generalmente la deficiencia de la ingesta de ácido fólico por la futura mamá puede provocar esta malformación, aunque también existen otros factores que pueden provocar espina bífida, como puede ser la herencia genética, pero se trata de un número de casos muy reducido.

Los investigadores del Centro Médico Erasmus (Holanda) lograron determinar la relación entre una mayor ingesta de frutas, verduras, pescado, aceites vegetales como el aceite de oliva, todos ellos alimentos que forman parte de la Dieta Mediterránea con un contenido en ácido fólico más elevado, con una reducción significativa de las posibilidades de que el bebé naciera con espina bífida.

La investigación basó sus conclusiones en los resultados obtenidos sobre el seguimiento realizado a un grupo de 50 madres que tuvieron un bebé con espina bífida, y un grupo de 81 madres cuyos bebés nacieron sanos. En la comparativa se mostró que cuando la dieta mantenida por las madres estaba más alejada de los patrones marcados por la Dieta Mediterránea, las posibilidades de que los bebés sufrieran la malformación congénita se incrementaba hasta en tres veces. También se determinó que los complementos de ácido fólico en la dieta habitual reducían las posibilidades de que el bebé sufriera espina bífida, aunque parece que es más significativa dicha reducción cuando la dieta es la adecuada.

En varias ocasiones hemos mencionado en Pequelia la necesidad de disfrutar de dietas en el embarazo que sean sanas, equilibradas y ricas en productos frescos y naturales como los que ofrece la Dieta Mediterránea, con ello se logrará prevenir enfermedades, malformaciones y estados carenciales tanto del futuro bebé como de la madre.

Vía | Reuters

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...