Dieta equilibrada durante el embarazo equivale a menores posibilidades de defectos congénitos en el bebé

Bien sabemos que una mujer debe tener en cuenta una gran cantidad de cosas al momento de quedarse embarazada, dado que eso influirá de manera directa sobre el buen desarrollo del embarazo y la salud del bebé en proceso de gestación. Se sabe que aquellas mujeres que mantengan una mejor alimentación antes de quedar embarazadas tienen menores posibilidades de tener niños con defectos congénitos incluyendo problemas medurales, problemas cerebrales, labios leporinos o paladar hendido.

Se ha podido comprobar lo anterior gracias a un estudio realizado en Estados Unidos donde los expertos identificaron que nacían muchos menos niños con defectos en el tubo neural cuando las futuras mamás se manejaban dentro de una dieta mediterránea que incluía frutas, cereales y pescado en abundancia con poca carne, lácteos y dulces, o simplemente seguían una dieta equilibrada sin mayores excesos.

Suzan Carmichael, de la Stanford University, una de las participantes del estudio, indicó al respecto:

“Muchos defectos de nacimiento, incluidos los problemas del tubo neural, se producen en etapas muy tempranas de la gestación, antes de que las mujeres siquiera sepan que están embarazadas”…”Estos mensajes son importantes para todas las mujeres que pueden quedar embarazadas”.

Aquellas mujeres que se enteren de un embarazo junto con las que lo estén buscando, deben tener en cuenta entonces mantener una buena alimentación, comer liviano e incluir en su dieta diaria vegetales, frutas y cereales en abundancia, combinando con suplementos vitamínicos que cuenten con ácido fólico en abundancia, ya que de por sí esto disminuye la posibilidad de defectos congénitos medulares y cerebrales en los niños por nacer.

Los investigadores se centraron en definir si una alimentación sana y una dieta balanceada tienen el mismo efecto al de tomar vitaminas y minerales extra a través de suplementos durante el embarazo, para ello se usaron datos del Estudio Nacional de Prevención de los Defectos de Nacimiento para conseguir una comparación entre 3.400 mujeres que tuvieron un niño con defectos congénitos, en relación a 6.100 madres con niños sin defectos.

Cada una de las mujeres completó un cuestionario telefónico durante los dos años posteriores al momento en el que nacieron sus niños calculando cuán cerca de seguir una dieta mediterránea estaban esas mujeres, tomando en cuenta peso, hábitos como el tabaco y el alcohol o la toma de suplementos vitamínicos, resolviendo que aquellas que mantenían una nutrición más sana eran menos propensas a tener bebés con defectos. En concreto esas mujeres presentaron un 50% menos de posibilidades de tener niños con anencefalia y un 34% menos de tener bebés con labio leporino, además de un 26% menos de casos de niños con paladar hendido.

Vía |  ABC
Vía | healthinformationworld

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...