Cuidado con los suplementos dietéticos en el embarazo

Un grupo de investigadores holandeses advierte que se necesitan más estudios sobre los efectos de los suplementos dietéticos en el embarazo, apuntan que se han estudiado sus beneficios en las mujeres que tienen carencia, pero no tanto si se abusa de ellos y cómo puede afectar en la salud de la descendencia a largo plazo.

Suplementos en el embarazo

Cada vez más embarazadas toman suplementos dietéticos y productos específicos pensando en satisfacer las necesidades nutricionales para un correcto desarrollo del bebé, cierto es que algunos suplementos son necesarios, por ejemplo, el ácido fólico, el zinc o el hierro, entre otros, pero con muchos otros suplementos las ventajas y beneficios de tomarlos no están confirmados científicamente, así lo explican un grupo de investigadores de la Universidad de Maastricht (Países Bajos).

Los expertos comentan que las actuales regulaciones puede que no tengan en cuenta las consideraciones de seguridad y salud a largo plazo para los niños, por la ingesta de suplementos y productos específicos dirigidos al nicho de las mujeres embarazadas. Consideran que hay que tener cuidado con los suplementos dietéticos en el embarazo, ya que aunque las leyes europeas y estadounidenses sobre estos suplementos obligan a que un producto sea seguro para el consumidor (en este caso para las mujeres embarazadas), los efectos a largo plazo en la salud de un niño no se tienen en cuenta.

Los investigadores explican que, si bien muchos nutrientes y suplementos podrían ofrecer un impacto potencialmente beneficioso, sin la existencia de reglamentaciones adecuadas cabe la posibilidad de que puedan causar problemas de por vida en la descendencia. Por esta razón solicitan que se lleven a cabo investigaciones y estudios con animales, para identificar posibles efectos en la descendencia, se pide además el establecimiento de un esquema de vigilancia para identificar los posibles efectos adversos posteriores a la comercialización. De este modo se podrá desarrollar una legislación más efectiva sobre la ingesta de suplementos dietéticos durante el embarazo, que permita garantizar la seguridad de los niños.

Los investigadores holandeses han analizado una serie de revisiones científicas en las que se demuestra que la ingesta dietética materna tiene influencia en el estado de salud de la descendencia, estos micronutrientes son moduladores del epigenoma, compuestos químicos y proteínas que pueden unirse al ADN modificándolo. Los estudios realizados (los revisados) se centraban principalmente en los posibles efectos negativos de las deficiencias de la dieta materna o las consecuencias negativas de la carencia de determinados nutrientes, pero no se ha estudiado tanto lo contrario.

Los expertos consideran que los suplementos dietéticos consumidos por la madre, antes o durante el desarrollo fetal, podrían afectar al epigenoma del futuro bebé, merece la pena recordar que algunos estudios han asociado la suplementación materna con ácido fólico al final del embarazo, con un mayor riesgo de desarrollar asma u otras enfermedades como las alergias en la infancia. Sin embargo, con otros nutrientes que se comercializan como beneficiosos durante el embarazo, no se han realizado estudios y se desconocen las consecuencias de su abuso, pudiendo influir en los patrones de metilación del ADN infantil, especialmente en los genes relacionados con el metabolismo, el crecimiento y la regulación del apetito.

Por ello, aunque la administración de suplementos de ácido fólico materno durante el embarazo es indiscutible, está justificado un seguimiento en etapas posteriores de la vida del niño a fin de poder optimizar aún más la dosis de ácido fólico, y lo mismo ocurre con otros suplementos. Se ha observado en modelos animales que altas dosis de quercetina y fitoestrógenos, como la genisteína, durante el embarazo, provocaban cambios epigenéticos en la descendencia. Muchas mujeres embarazadas consumen suplementos dietéticos y cada vez son más las que los toman, pero lamentablemente existe una limitación de datos epidemiológicos y quizá no son tan beneficiosos como se cree y como quieren hacer creer las empresas que los comercializan.

Hay que aclarar que aquí explican que los expertos no sugieren que el consumo de suplementos dietéticos sea peligroso para la salud del feto, pero se debe reconocer la falta de conocimiento sobre los efectos en la salud a largo plazo en la descendencia, por ello, consideran necesario realizar estudios sobre todo el conjunto de suplementos para identificar posibles efectos adversos y favorables. Podéis conocer más detalles de la investigación a través de este artículo publicado en la revista científica Regulatory Toxicology and Pharmacology.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...