Crecimiento fetal retardado

Crecimiento fetal retardado

En algunos embarazos la placenta no suministra la nutrición suficiente al feto con la consecuencia de que el desarrollo del niño en el útero se detiene. Las deficiencias de la placenta pueden ser causadas entre otras cosas por una preeclampsia o eclampsia grave, presión sanguínea alta, hemorragia accidental, placenta previa, enfermedad cardíaca, diabetes o simplemente aparecer porque sí sin razón aparente el crecimiento fetal retardado.

Los síntomas del crecimiento fetal retardado no muestran signos evidentes de que el crecimiento del bebé esté retardado, no obstante puede que se despierten sospechas en el médico si no continúa ganando peso, si lo pierde al final del embarazo, o si el útero no ha crecido al ritmo esperado en esa fase. A veces el médico se pone sobre aviso porque los movimientos del bebé en el útero se hacen menos frecuentes.

Las mujeres embarazadas deben asistir a todas las comprobaciones prenatales, si ya ha pasado la semana 30ª del embarazo y se cree que el niño no se mueve tanto como antes habrá que contar los movimientos, se elijen un par de días en los que se va a estar en casa y en cada uno se toma nota de cada grupo de movimientos que se perciban después de las nueve de la mañana. Si llegan a ser diez hacia las cinco de la tarde en ambas ocasiones no hay porqué preocuparse, si no llega a diez en uno o ambos días habrá que consultar con el ginecólogo o la matrona. El bebé con toda probabilidad estará bien (en algunos embarazos normales hay completa ausencia de movimiento) pero es prudente consultarlo.

Las investigaciones para descubrir el crecimiento fetal retardado pueden incluir un análisis de orina y de sangre para medir el nivel de una de sus hormonas y examen de ultrasonidos y tocografía para examinar al bebé.

Si se descubre que el crecimiento del niño está retardado el médico decidirá cuál es el mejor momento para el nacimiento,  el parto tal vez deba ser inducido artificialmente o se haga precisa una cesárea. Después del nacimiento el niño tiene menos grasa en el cuerpo y por lo tanto menos resistencia al frío de lo normal y también será propenso a padecer hipoglucemia.

Foto| Showbits

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...