¿Consumir alcohol de forma moderada durante el embarazo no afecta al feto?

Un curioso estudio determina que el consumo de alcohol de forma moderada durante la gestación, no afecta al desarrollo cerebral del futuro bebé. Se trata de una conclusión que contradice a muchos estudios realizados en torno a este tema y que recomiendan tolerancia cero ante el alcohol durante la gestación.

Alcohol durante la gestación

En varias ocasiones hemos hablado de los efectos negativos del consumo de alcohol durante el embarazo, muchos estudios muestran los riesgos y las complicaciones que provoca el alcohol en el desarrollo del feto, de hecho, se ha recomendado encarecidamente que se evite su ingesta durante el embarazo, explicando que la tolerancia debe ser cero, no existen términos aceptables como consumo moderado o súper moderado. Hoy sin embargo, conocemos un nuevo estudio en torno a este tema en el que se concluye que consumir alcohol de forma moderada durante el embarazo no afecta al feto, concretamente se indica que no afecta al desarrollo del cerebro del feto.

De momento podemos decir que es un estudio que no nos inspira mucha confianza dado que explica que el consumo de alcohol de forma moderada durante el embarazo, “no parece” que pueda afectar al desarrollo neurológico del futuro bebé. Los investigadores de la Universidad de Bristol (Reino Unido) argumentan con un “no parece” sus conclusiones, frente a otros muchos estudios que concluyen con un “sí afecta”. Y ya no se trata sólo del desarrollo neuronal, otros estudios nos hablan de efectos colaterales curiosos como la reducción de la producción de esperma en los futuros individuos, la asociación entre consumo de alcohol y labio leporino, y otros muchos ejemplos más que se podrían citar.

Lo mejor, como hemos indicado en numerosas ocasiones, son los nuevos estudios que ratifican a estudios anteriores, en este caso será interesante esperar a nuevos trabajos que puedan llegar a la misma conclusión que el realizado por los investigadores de la mencionada universidad, algo que ponemos en duda. En el Estudio Longitudinal Avon de Padres e Hijos (Avon Longitudinal Study of Parents and Children (ALSPAC), se realizó un seguimiento de unos 14.000 niños nacidos entre 1991 y 1992 de madres residentes en Avon (municipio del Reino Unido), de los niños se seleccionaron aquellos cuyas madres habían consumido alcohol de forma moderada (6.915) durante el embarazo, parece ser que las pruebas indicadoras del resultado neuronal determinaban que estos niños obtenían mejores resultados.

Esta es la principal razón por la que determinan que un consumo moderado de alcohol no tiene efectos negativos en el desarrollo fetal, claro, que también indican que estos resultados pueden estar asociados a otros factores, como por ejemplo una mejor posición socioeconómica que facilita un mejor acceso a la alimentación, la sanidad, etc. Además en este estudio se pudo determinar que las mujeres que bebían de forma moderada tenían una mejor posición social. Mires donde mires, este estudio está lleno de cabos sueltos y carece de rigor y criterios científicos. Para complicar más el asunto, los propios investigadores indican que el consumo de alcohol no parece afectar a los futuros bebés, pero tampoco puede ofrecer efectos beneficiosos, teniendo en cuenta que indicaban que los resultados eran muy positivos… tampoco se entiende esta conclusión. Lo que nos sorprende es que el estudio haya sido publicado en el British Medical Journal.

Este tipo de estudios lo único que hace es malograr el trabajo que han realizado muchos investigadores en torno a este tema, las futuras mamás deben de ser exceptivas y no tener en cuenta esta investigación, pesan mucho más el resto de investigaciones que apuntan a los problemas derivados del consumo de alcohol durante el embarazo, que un solo estudio que indica que no afecta a los fetos. La prudencia y el principio de precaución deben predominar, tolerancia cero ante el alcohol durante el embarazo.

Por otro lado, las pruebas que se han realizado en la investigación son poco concluyentes, por ejemplo, según leemos en ABC, se realizó una prueba de equilibrio, se analizó el que tenían los niños de madres con un consumo moderado de alcohol durante la gestación, determinando que tenían mejor equilibrio que otros niños cuyas madres fueron abstemias. En definitiva, es un estudio con muy poco sentido del equilibrio y no apetece mucho rebatir las conclusiones, ya lo hacen los demás estudios que se han realizado en torno al tema. Si queréis conocer más detalles del trabajo, os recomendamos acceder a este artículo publicado en la página web de la Universidad de Bristol.

Foto | Daquella manera

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...