Consejos para prevenir los dolores en los pies cuando estás embarazada

Los dolores en los pies durante el embarazo son dificiles de controlar, por eso debemos prevenirlos

Evita los dolores en los pies durante el embarazo

Muchas mujeres cuando están en periodo de gestación detallan que sus pies ya no son los mismos y que hasta han perdido zapatos. Si estas embarazada y estás pasando por eso tienes que sentirte tranquila porque es algo muy normal.

Debes tener en cuenta que tienes a una personita dentro de ti, que tu cuerpo ya no es el mismo de antes, vas a ver muchísimos cambios y uno de ellos son los pies hinchados.

Una de las recomendaciones que podemos darte es que camines, en ocasiones las mujeres cuando están embarazadas evitan moverse, pero esto es algo muy importante porque favorece a la circulación de tu sangre.

Si estás embarazada es normal que se hinchen tus pies

A lo mejor te preguntes ¿Por qué duelen más los pies cuando te encuentras embarazada? La verdad es que el dolor de pies es una molestia muy común en la gestación, y se debe, primariamente, a las siguientes causas:

Durante el embarazo, la madre incrementará su peso, lo que supondrá una carga mayor para sus pies.

1 – Cambio del centro de gravedad

De manera especial en las últimas semanas, cuando tu barriga se hace más grande, el centro de gravedad es desplazado hacia delante, ocasionando que algunos puntos de los pies queden más sobrecargados.

De ahí que, en un estado avanzado, broten edemas e hinchazones en los pies y también en las piernas, ocasionando también que el zapato le resulte incómodo.

En cualquier caso, los expertos mencionan que se detecte una molestia, va a ser necesario que se acuda a la consulta del podólogo para que pueda tratarlo de manera correcta.

2 – Uña encarnada

Esta hinchazón del embarazo también puede ocasionar que la uña se encarne, por lo que es importante que visite a su podólogo para que no pase a mayores.

3 – Mal olor en los pies

Algunas mujeres van a notar que sus pies sudan más de lo común. Un inconveniente producido por las inestabilidades hormonales, que hacen que surja ese mal olor.

También es normal la resequedad y grietas en los talones, y es que esto se puede agravar de manera especial en los meses de invierno, a consecuencia del frío.

 Un buen calzado y mantener los pies un poco en alto es necesario

Todo esto puede resultar un tanto molesto para ti si estás embarazada, así que el podólogo nos da una serie de recomendaciones para prevenirlo, hay muchos consejos que pueden ser útiles, pero nada como los verdaderos consejos que te da un médico.

Tener los pies hinchados en el embarazo no es fácil, estás pasando por muchísimos cambios hormonales y además ya ningún calzado te queda, piensas que todo está en tu contra, pero no es así, esto es algo muy natural por lo que vas a pasar muy rápidamente.

1 – Escoger el calzado adecuado

Al momento de conseguir el mejor, hay que tener presente una serie de peculiaridades, como que no sean muy estrechos y le den espacio suficiente para un pie que se va a hinchar. Si se usa algo muy estrecho, va a aumentar la presión sobre el mismo.

A esto se le añade el que tenga una buena absorción de impacto. Lo que quiere decir que, cuando se camine y se apoye el pie en el piso, se note que el golpe que lo absorbe la suela.

A medida que el embarazo avanza, el centro de gravedad se va hacia delante, y la pisada varia, por lo que el pie tiene que estar sujeto.

Es muy común que en las últimas semanas aumente la inestabilidad, y esto puede ser traducido en alguna caída o un esguince. Por eso, con una buena sujeción, se disminuirá el riesgo de padecer cualquiera de estas complicaciones.

2 – Trata de no pasar tanto tiempo parada

Además de eso te recomendamos mantener los pies un poco en alto. Caminar es ventajoso, pero no tanto así permanecer quieta sobre sus pies, sin tener que moverte. Esto resultará dañino para la circulación.

Por eso, si no se va a mover, es mucho mejor que la madre se encuentre sentada, manteniendo los pies un poco en alto para favorecer la circulación. En el caso de tener una uña encarnada u olor de pies, es de gran importancia consultar con el podólogo para que se comience un tratamiento específico.

El embarazo no es una etapa fácil, la verdad es que nunca lo ha sido, pero es algo muy natural y si se te hinchan los pies tienes que estar tranquila, pero lo mejor y lo más recomendable es que sigas las recomendaciones de tu médico.

El embarazo inclusive hace que se te oscurezcan algunas zonas de tu cuerpo como por ejemplo las axilas, como ves son muchísimos los cambios por los que pasarás, pero estamos seguros de que todo esto valdrá la pena al momento de que le veas la carita a tu bebé.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...