Complicaciones en el embarazo por apnea del sueño

La apnea del sueño provoca repentinos despertares durante la noche, a veces pocos, otras veces en gran cantidad, siendo momentos en los que la respiración se detiene y el cerebro se ve obligado a suspender el sueño para que la persona pueda respirar, proceso que tiene un impacto negativo sobre múltiples aspectos de la salud de las personas que la padecen, sobre todo aquellas mujeres que estén embarazadas.

Se la conoce como apnea obstructiva del sueño y no solamente causa somnolencia y deterioro en el rendimiento físico e intelectual en los días que siguen a las noches sin dormir, sino que también incrementa grandes riesgos como los de padecer afecciones cardiovasculares, hipertensión, problemas cerebrovasculares y riesgo de diabetes, teniendo fuertes efectos negativos sobre el embarazo, según indica un reciente estudio dirigido por el doctor Antonio Culebras, profesor de neurología de la Upstate Medical University, de Nueva York, Estados Unidos.

“La apnea del sueño puede dar lugar al desarrollo de hipertensión arterial, lo que a su vez en la mujer embarazada puede dar lugar a una preeclampsia”.

La preeclampsia es un proceso de hipertensión que tiene lugar únicamente durante el embarazo y genera la pérdida de proteínas a través de la orina, siendo las mujeres propensas a padecerla a partir de la semana 20 del embarazo, siendo algo que conlleva un riesgo de complicaciones alto como el desprendimiento de la placenta, los partos prematuros, la pérdida del embarazo.

Las mujeres embarazadas que padecen apnea del sueño pueden evitar el riesgo de preeclampsia tratando la apnea, que según informan:

“Esto es muy importante porque hasta el 10% de las embarazadas pueden tener preeclampsia o eclampsia”…”Ahora hay bastante conocimiento sobre la relación que existe entre el embarazo, la hipertensión, la apnea del sueño y la preeclampsia”.

La apnea del sueño causa comprobadamente hipertensión:

“La persona que durante el sueño entra en apnea, respira de nuevo porque hay un despertar. Ese despertar es un reflejo cerebral muy potente que va acompañado de una descarga neurovegetativa. Y esta descarga produce durante unos segundos tensiones arteriales del orden de los 200 milímetros de presión sistólica y 100 milímetros de presión diastólica”…”Esto dura dos o tres segundos, que es lo que dura el despertar durante el cual el individuo respira unas cuantas veces y vuelve a quedarse dormido. Entra en apnea nuevamente, y el proceso se repite cientos de veces durante una noche. Esta tensión que sube y que baja, al cabo del tiempo se cronifica y produce una hipertensión permanente.”

Durante el embarazo:

“Al aumentar el volumen abdominal, el embarazo disminuye la capacidad de bombeo del diafragma, y esto es un factor de riesgo para el desarrollo de apnea. Pero también es verdad que suelen ser las mujeres obesas las que tienen mayor tendencia a desarrollar hipertensión durante el embarazo, apnea del sueño y preeclampsia.”

Vía | La Nación
Foto | Mexico

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...