¿Cómo influyen las emociones dentro del útero materno?

Según un estudio de Vivette Glover, investigadora en psicobiología perinatal en el Imperial College London, se está demostrando que las emociones y los estados de estrés y ansiedad de la madre pueden influir directamente sobre el estado del feto, es decir del futuro bebé. Además, los efectos de esa ansiedad o estrés pueden verse reflejados en el futuro bebé con problemas de hiperactividad, problemas de atención o déficit de atención.

A medida que se dispone de más estudios y se profundiza más en la relación entre madre e hijo, nos damos cuenta de lo importante que es respetar y ser respetado desde el primer instante en que la vida empieza a florecer dentro de la madre. Sin embargo, los estudios no son más que la manifestación científica de lo que una madre ya sabe, porque siempre se ha dicho a la futura mamá que esté relajada, que esté tranquila y que se cuide mucho porque cuidándose ella, cuida al feto, es decir a su futuro bebé.

¿Cómo afecta la ansiedad o el estrés a tu bebé?

No obstante, cuando una futura mamá va al especialista, éste se preocupa de todo lo que concierne a la salud física de la madre y del futuro bebé, pero no se menciona en ningún momento su estado psicológico ni sus sentimientos o estado emocional. Es por este motivo que me pareció muy interesante cómo Eduard Punset, un prestigioso economista, periodista y abogado, hablaba de las emociones de la futura mamá y de cómo pueden influir en el estado del bebé tanto el estrés como el estado emocional de su mamá. Todo ello a través de una entrevista a Vivette Glover, investigadora en psicobiología perinatal en el Imperial College London. Entre los dos nos adentraron en la relación que existe entre los sentimientos y emociones de la futura mamá y el entorno del feto, el útero materno.

El caso es que a través de este estudio se ha descubierto que el estado del bebé en el útero materno no sólo le afecta en ese mismo instante, sino que le puede afectar en el futuro. Es decir, que  los diferentes niveles de ansiedad que puede sufrir un bebé en el vientre de su mamá pueden afectar su comportamiento después de nacer, con problemas de hiperactividad, problemas de atención o déficit de atención. Así pues, la embarazada no sólo debe cuidar su salud física, sino también su estado de salud mental evitando, por ejemplo, situaciones de estrés.

Uno de los primeros avances que pueden realizarse gracias a este estudio que se está llevando a cabo en Inglaterra, aunque solo se está al principio del mismo según la investigadora Vivette Glover, es la constatación de que la ansiedad en la mujer embarazada puede provocar una reducción del flujo sanguíneo que le llega al feto y puede provocar que el cortisol producido por la ansiedad de la madre también pase a través de la placenta afectando al desarrollo cerebral del bebé.

El estudio está en marcha y todavía quedan muchos avances dentro de este campo para determinar en qué grado afecta al feto, cuándo o en qué momento del embarazo se produce este tipo de transmisión madre e hijo. Por otro lado, se está investigando también qué tipo de emociones son las que alteran más a la madre, como las relaciones de pareja, o qué situaciones pueden provocar más estrés al bebé, como por ejemplo el tipo de parto que pueda tener.

Fuente | rtve.es

Foto | Valocity Studios en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...